Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Competición y lección

El esfuerzo y el sacrificio, más importantes que la calidad en los Juegos Olímpicos

Marca.com

Los Juegos Olímpicos, la competición en la que no cuentan las cualidades individuales de cada deportista, ni la calidad que este tenga. Eso es un mero añadido, en los Juegos, prima el esfuerzo y el sacrificio por encima de todo

Esto queda al margen de los deportes de equipo, como es el caso del fútbol o el baloncesto, en los que la calidad es más importante que la cantidad de horas de entrenamiento. Cualquier deslumbre de algún jugador basta para llevarse un partido, una medalla.

Pero, al contrario que en los ejercicios grupales, en los individuales como la natación o la maratón, no importa lo que hayas hecho en tu vida pasada, en torneos anteriores, eso es cosa del pasado, de la historia, se ha volatilizado como si de polvo se tratará. Los Juegos Olímpicos es la competición en la que todo el mundo es "novato", los records o marcas anteriores no son un aval  para que ganes una medalla, no hay nombres ni pesos pesados. Lo único que cuenta es la preparación que hayas afrontado para la cita, la fecha que marcará un antes y un después en la carrera de un deportista.

Por mucho nombre que uno tenga, en las Olimpiadas esto es algo secundario, como se vio en las celebradas en Río, donde deportistas dieron la campanada al superar a otros con mayor calidad. Dejando latente lo que remarco en estas lineas, que lo importante no es la calidad, si no la cantidad de horas de entrenamiento que uno haya realizado.  Algunos testimonios, como es el caso del de el entrenador Fred Vergnoux, que tras el oro conseguido por su nadadora, alego: "No es la más talentosa pero ha ganado con trabajo, pasión y ganas", con lo que defiende  lo planteado anteriormente.

Siempre se ha dicho que los Juegos impregnan al mundo de unos valores diferentes, los del olimpismo, en los que el esfuerzo, sacrificio y compañerismo destacan por encima del resto. Unos atributos con los que todo el mundo debería contar. Es por ello que la cita en Río no es una mera competición, es una lección de sacrificio, donde cada deportista que participa tiene su historia, horas de preparación y de sufrimiento, superando todos los obstáculos personales que supone ser olímpico, para conseguir colgarse un oro, cumplir el sueño de ser campeón.  

Con la tecnología de Blogger.