Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

España se impone a Argentina y ¡pasa a cuartos! (92-73)

El combinado español acabó la primera fase como segundo del grupo B tras imponerse a la potente selección de Argentina y se enfrentará a Francia en cuartos de final. Rudy Fernández fue el mejor del encuentro con 23 puntos (4/5 en triples), 7 rebotes, 2 asistencias y 28 de valoración

Rudy Fernández, el mejor jugador del encuentro / Fuente: FIBA
La Selección Española de Baloncesto masculina afrontaba el último partido de la fase de clasificación de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 como su tercera final consecutiva y, nuevamente, no se podía permitir un fallo. A los hombres de Scariolo solo les hubiera valido un tropiezo si Nigeria hubiera derrotado a Brasil, pero esta situación no se produjo. Por tanto, con la victoria de Brasil por 69-86, España únicamente dependía de sí misma: o ganaba o moría. En caso de derrotar a Argentina, el combinado español sería segundo del grupo B y se enfrentará a Francia en cuartos de final; pero, en caso de perder contra la albiceleste, España tendría que despedirse de estos Juegos. Argentina, ya clasificada para los cuartos de final y con los cruces ya definidos, buscaba el mejor cruce en función de su resultado y el del Lituania-Croacia. La albiceleste, en caso de ganar, quedaría primera de grupo y se enfrentaría a Serbia. Pero, en caso de perder, Argentina sería tercera –contra Australia– o cuarta de grupo –contra Estados Unidos– según si ganaba Lituania o Croacia.

Los aficionados vibraron con el encuentro, incluso antes del salto inicial, al recordar los precedentes: por un lado, la victoria de Argentina sobre España en el mundial de 2014, pero, por otro lado, uno de los recuerdos más significativos para el baloncesto español como fue aquel triple errado de Andrés Nocioni que permitió a España proclamarse campeona del mundo en 2006. Pero si de algo podían estar orgullosos los aficionados presentes en el Arena Carioca 1 era de poder contemplar uno de los últimos duelos entre algunas leyendas del baloncesto: Gasol, Navarro o Reyes cara a cara con Scola, Nocioni o Ginobili. Una era que estaba llegando a su fin, pero que no estaba acababa. Y así lo demostró Manu Ginobili, quien dirigió el arranque de la albiceleste con 2 triples consecutivos para establecer un 0-8 inicial. No obstante, España había vuelto para quedarse y lo demostró al volver a exhibir su mejor versión. El combinado español planteó una férrea defensa que bloqueó la ofensiva argentina, a pesar del tercer triple de Ginobili, y arrolló en ataque con 2 tiros desde el perímetro de Nikola Mirotic y 10 puntos consecutivos de un intratable Rudy Fernández. Las sensaciones españolas eran positivas y Gasol y Llull lo confirmaron: 22-11 a falta de menos de tres minutos para finalizar el primer periodo. Acuña y Scola aprovecharon unos instantes de incertidumbre de los españoles para recortar distancias desde la línea del 4’60; pero Sergio Rodríguez disipó las dudas con un lanzamiento desde más allá del arco para poner el 25-15 al final del primer cuarto.

Willy Hernangómez, a pase de Navarro, avisó de que la ÑBA estaba en estado de gracia con un mate;
pero Argentina no iba a rendirse tan fácilmente. La albiceleste pecaba de efectividad de cara al aro, aunque un triple de Luis Scola y una bandeja del terremoto Campazzo volvían a bajar de la barrera psicológica de los diez puntos. Aunque poco duró esta situación. La solución llegó a manos de Juan Carlos Navarro que, con una de sus características ‘bombitas’ y un triple, puso la máxima diferencia en el marcador hasta el momento: 34-21. Y si de veteranía se trataba, Ginobili y Nocioni acudieron al rescate del conjunto sudamericano. Aunque más bien fue un ‘Ginobili contra el mundo’, porque sus compañeros seguían sin encontrar el aro. Los problemas aumentaron para Argentina cuando Luis Scola cometió su tercera falta personal y los árbitros les pitaron una falta técnica al banquillo; además, los jugadores de Sergio Hernández sufrieron en sus carnes el despertar de Pau Gasol –quien finalizó el encuentro con 19 puntos, 13 rebotes y 22 de valoración–, la buena dirección de juego que estaba ejerciendo Navarro y el liderazgo de Rudy Fernández. De esta forma, España conseguía la máxima del partido con un contundente 43-27 en el luminoso. El playmaker del UCAM Murcia, Facundo Campazzo, intentó reanimar las esperanzas del conjunto sudamericano con un tiro desde más allá del arco, aunque no evitó que su equipo se fuera perdiendo por 13 puntos al descanso: 48-35.

La selección española volvió a dar un golpe sobre la mesa en el inicio de la segunda parte con un parcial de 7-0 gracias a Rudy y Gasol. Restaban 18 minutos de partido y los hombres de Scariolo, con garra y corazón, parecían tener el encuentro ganado con 20 puntos de ventaja en ese momento (55-35). No obstante, el conjunto español se bloqueó, el combinado albiceleste se creció y los árbitros quisieron tener demasiado protagonismo. Los colegiados empezaron a pitar faltas técnicas a diestro y siniestro: la primera víctima fue Nocioni; la segunda, y más perjudicada, fue Navarro con dos técnicas en menos de 10 segundos que le dejaban fuera del partido; y la tercera víctima fue Campazzo. Argentina aprovechó la nueva dinámica de partido, más trabada y más enmarañada, para bajar la desventaja a 13 puntos con Ginobili, Campazzo y Laprovittola como máximos referentes. Los fantasmas de España volvieron a aparecer, surgieron las dudas y el miedo a caer eliminados. El tercer cuarto terminó con un +14 (71-57) favorable a España.

José Manuel Calderón irrumpió en el encuentro para disipar esos fantasmas y unos nuevos minutos magistrales de Rudy Fernández apagaron las alarmas. No obstante, Laprovittola –con un total de 21 puntos–, Mainoldi y Scola continuaron intentándolo. Argentina se colocó a 11 puntos (75-64) a falta de menos de 7 minutos para el final. Pero fue la última bala que lanzó la selección sudamericana. Pau Gasol, no demasiado acertado en ataque, siguió excelente en la faceta reboteadora y Rudy Fernández enchufó otro triple para sumar su punto número 23 y dictar sentencia. España, a falta de 3 minutos, acariciaba la victoria ante un conjunto albiceleste completamente derrotado: Manu Ginobili –16 puntos con un 4 de 6 en triples y 18 de valoración– y Luis Scola descansaban ya en el banquillo. El partido finalizó con victoria para España por 92-73.

España volvió a ser la España de las grandes ocasiones, la que sabe sobreponerse cuando más necesitada está y la que sabe ilusionar. España, recuperándose del mal arranque de campeonato, sigue viva. El próximo enfrentamiento, en cuartos de final, será contra la Francia verdugo –2013 y 2014– y víctima –2009, 2011, 2012 y 2015– de los últimos seis campeonatos. Francia, con el recuerdo de haber sufrido en sus carnes el grito al cielo de Pau Gasol y sus 40 puntos, tiene cuentas pendientes con el combinado español tras ser eliminada de su Eurobasket en Lille. El choque de altos vuelos será el próximo miércoles 17 a las 19:30h –hora española–.

@azaBeroy


Con la tecnología de Blogger.