Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Estados Unidos vuelve a interponerse entre España y el oro (76-82)

La selección española luchó hasta el final, pero el sueño de estar en lo alto del podio se escapó. El ‘Dream Team’ volvió a ser el verdugo de los españoles y les relega a la lucha por el bronce. Klay Thompson fue el mejor jugador del conjunto americano con 22 puntos, 4 rebotes y 22 de valoración

Klay Thompson reapareció en los Juegos para sumar 22 puntos con 4 triples / Fuente: EFE
La Selección Española de Baloncesto masculina, tras vencer a Francia en cuartos de final, llegó a las semifinales de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 con el objetivo de conseguir un billete para la gran final. Sin embargo, España se topó con su mayor verdugo: Estados Unidos. Y es que la selección americana ya había destrozado los sueños olímpicos de España hasta en tres ocasiones: en Atenas 2004 nos eliminaron en cuartos de final, y en Pekín 2008 y Londres 2012 disfrutamos del mejor baloncesto mundial aunque nos quedamos con el ‘casi fuimos de oro’ tras perder ambas finales y tener que celebrar dos platas que, realmente, supieron a gloria.

El combinado español afrontó el duelo como un auténtico reto, pues era la final deseada pero un día antes de lo previsto. Los hombres de Sergio Scariolo querían dejar huella y querían sobrepasar a un ‘Dream Team’ que, a priori, parecía más débil que en las citas anteriores. De hecho, España contaba con tres jugadores que ya sabían qué era ganar a los americanos y, ahora, quería repetir la hazaña. Pau Gasol y Juan Carlos Navarro fueron partícipes de la victoria del combinado español ante Estados Unidos en el mundial de Indianápolis (2004) en el partido por el 5º puesto y, estos dos junto a Felipe Reyes, le ganaron una final al Team USA en el mundial Junior de Lisboa (1999). El sueño seguía vivo.

No obstante, Estados Unidos avisó, desde el inicio, de que ese sueño se podía quebrar. Los yanquis, en menos de dos minutos, ya habían conseguido un parcial de 2-7 a manos de DeAndre Jordan y Kevin Durant. El combinado español no tuvo más remedio que apretar en defensa, con unos intensos Ricky Rubio y Rudy Fernández en las líneas de pase, y sobrevivir en ataque con 5 puntos consecutivos de un Pau Gasol renqueante por una contractura en su gemelo derecho. Un mate de Rudy Fernández y una bandeja por la izquierda de Sergio Rodríguez mantenían vivas las esperanzas españolas, pero Klay Thompson despertó. El jugador de Golden State Warrios, quien estaba realizando un mal campeonato desde más allá del arco, encestó un triple para doblar el luminoso (7-14). Además, los jugadores de Mike Krzyzewski plantearon un encuentro muy físico, con una férrea defensa que impedía a los españoles sumar puntos fáciles, y fueron muy superiores en el rebote con un total de 17 en los primeros 10 minutos. España únicamente fue capaz de contraatacar con un triple de Gasol, pero rápidamente fue contestado por otro de Lowry para cerrar el primer cuarto con 9 puntos de ventaja (17-26).

Los árbitros del encuentro tenían muy claro que no iban a permitir que el partido entrara en una dinámica peligrosa de discusiones y reproches, por lo que empezaron a pitar técnicas de forma indiscriminada tanto a España como a Estados Unidos. La intensidad con la que los americanos cargaban el rebote, cometiendo incluso algunas faltas no señaladas, provocó que el banquillo español protestara en diversas ocasiones y llegaron las dos primeras técnicas: una a Sergio Scariolo y la otra al banquillo. Por suerte, los yanquis no sacaron tajada de esta situación y vivieron en sus propias carne la misma situación cuando los colegiados señalizaron una técnica a Paul George por protestar. El resultado fue un parcial de 3-0 para España, hasta que volvió a llegar Klay Thompson para enchufar dos nuevos triples y otorgarles 10 puntos de ventaja (20-30). España tuvo que ajustar la defensa, se hizo fuerte en el rebote al capturar 3 seguidos, organizó su juego en ataque, aprovechó una nueva falta técnica a Kevin Durant y consiguió establecer un parcial de 7-0 a manos de Navarro, Hernangómez y Claver. Los hombres de Scariolo acababan de ponerse a tan solo tres puntos (30-33); el sueño de conseguir el oro seguía vivo. Si alguien pensaba que 4 técnicas no eran suficientes, los árbitros les complacieron y señalizaron otras dos a Nikola Mirotic y Felipe Reyes. La cuenta ya sumaba 6. Rudy Fernández, ajeno a todo y muy concentrado en el juego, siguió aportando puntos para obrar la remontada con un triple; pero obtuvo respuesta inmediata de Carmelo Anthony. España no conseguía ponerse por delante en el electrónico y cuando tuvo opciones, Thompson encestó una excepcional canasta tras reverso y otro tiro desde más allá de 6’75 para cortarles las alas a la ÑBA. El encuentro se fue al descanso con España perdiendo (39-45), pero con sensaciones positivas tras haber ganado el parcial del segundo cuarto por 22-19.

Estados Unidos volvió a salir a por todas en el tercer cuarto y volvió a obtener una renta de 10 puntos (43-53) gracias a unos acertados Thompson, Irving y Anthony. Por su parte, España estaba teniendo muchísimas dificultades para atacar y era incapaz de parar la supremacía yanquee, quienes encestaban hasta los tiros más inverosímiles y eran los soberanos de los rebotes. Pau Gasol, quien fue el mejor del encuentro con un total de 23 puntos y 22 de valoración, fue el único capaz de tirar del carro español y hacer daño en la zona con 6 puntos en 4 minutos. El combinado español era consciente de que necesitaba los puntos de sus exteriores y supo aguantar el achaque norteamericano gracias a las apariciones de Sergio Llull, Rudy Fernández y Sergio Rodríguez. No obstante, no fueron suficientes. Enfrente tenían a unos descomunales Irving, Durant y Jordan que hicieron de las suyas para cerrar el cuarto con 9 puntos de ventaja (57-66) tras un excelente alley-oop entre Klay Thompson y DeAndre Jordan.

Los americanos, como si el tiempo no hubiera transcurrido, siguieron jugando al 100% ante una España que, a cada minuto que pasaba, le pesaba más el cuerpo. Sin embargo, los españoles, superados físicamente por unos descomunales yanquees, anímicamente no se dieron por vencidos hasta el final. Bien es cierto que España se vio 15 puntos abajo (57-72) cuando aún restaban 8 minutos de partido, y más cierto fue que las ganas de vencer a su verdugo no cesaban. Juan Carlos Navarro intentó dar alas a los suyos con 5 puntos consecutivos. La Selección Española volvía a estar a 10. Nikola Mirotic, Víctor Claver y Sergio Rodríguez propinaron los últimos golpes españoles; pero el tiempo apremiaba. Los triples finales de Klay Thompson y Kyre Irving, los tapones de Jordan o las canastas de Durant estaban decantando la victoria para los norteamericanos. La remontada, con 10 abajo y un solo minuto, era utópica, pero la raza y el orgullo de los españoles no iban a permitir que les pisotearan. Bocinazo final y Estados Unidos había vuelto a ser el verdugo de España. Victoria para los de Mike Krzyzewski por 76-82. España, con su defensa, consiguió dejar a los americanos con la puntuación más baja (82 puntos) desde el 17 de julio de 2012 cuando Estados Unidos únicamente encestó 80 puntos en un partido amistoso. España únicamente había perdido de 6 puntos ante, quizás, una de las selecciones americanas que más supo jugar y defender como un colectivo. España se volvió a quedar en el ‘casi ganamos a Estados Unidos’.

El combinado español jugará el domingo 21, a las 16:30h –hora española– la última batalla de estos Juegos Olímpicos. El domingo, la ÑBA, y una de las mejores generaciones del baloncesto español, luchará por el bronce contra Australia –quien perdió ante Serbia por 61 a 87–. El baloncesto le debe una medalla olímpica a esta generación, y aunque no sea de oro, lucharán por un bronce olímpico que, quizás, ponga punto y final a las trayectorias internacionales de jugadores como Juan Carlos Navarro, Pau Gasol, Felipe Reyes o José Manuel Calderón. Cuatro leyendas del baloncesto español que, aunque vistan la elástica roja en alguna ocasión más, pondrán punto y final a sus participaciones olímpicas. Un bronce sería la guinda perfecta a esta despedida.


@azaBeroy


Con la tecnología de Blogger.