Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Plata histórica para la Selección Femenina (101-72)

Las españolas lucharon de inicio a fin, pero las norteamericanas pulverizaron el sueño español de verse en lo más alto del podio. No obstante, las jugadoras de Lucas Mondelo ya son historia con su primera plata olímpica

La Selección Española Femenina posando con la medalla de plata / Fuente: FIBA

La Selección Española de Baloncesto femenina tenía, este sábado 20 de agosto de 2016, una cita con la historia y es que, por primera vez, el combinado español iba a jugar una final olímpica. El camino hasta la última batalla no había sido fácil, pero las jugadoras de Lucas Mondelo habían sabido sobreponerse a casi todos los obstáculos que se les habían presentado en el trayecto hacia la final: Serbia, China, Senegal, Canadá, Turquía y, nuevamente, Serbia. Las españolas solo habían perdido uno de los siete partidos disputados y, precisamente, su única derrota en la fase de grupos por 103-60 fue contra su último rival: la intratable e imbatible selección de Estados Unidos.

Todos los análisis que habían surgido con motivo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 coincidían en un aspecto y es que consideraban que Estados Unidos era la mejor selección de la historia del baloncesto femenino. Incluso, algunos osados se atrevían a comparar el combinado dirigido por Geno Auriemma con el que dirige ‘Coach K’. Difícil determinar qué equipo es más portentoso, pero todos los análisis coincidían en que ambos iban a proclamarse dioses del Olimpo. Sin embargo, las jugadoras de Geno Auriemma tuvieron que ganárselo a base de esfuerzo y talento porque delante se encontraron con una combativa España en la lucha por el oro. La Selección Española planteó una férrea defensa que dificultó la ofensiva norteamericana, luchó por cada rebote y atacó sin miedo alguno hasta que llegó a verse un punto arriba (7-8) tras un triple de Laia Palau. Pero duró muy poco esta situación, porque las americanas sacaron tajada de su superioridad física en la pintura para recuperar la ventaja a manos de Griner, Whalen y Mccoughtry. Estados Unidos ganó el primer cuarto por 21-17, pero las esperanzas y el sueño español seguían intactos gracias a la aparición estelar de Alba Torrens –quien sumaba ya 10 puntos–.

No obstante, el sueño español se hizo añicos en el segundo periodo. Las jugadoras de Mondelo le jugaron de tú a tú a las americanas durante diez minutos, pero empezaron a decaer poco a poco. España se puso a 3 puntos (24-21) tras dos buenas acciones de Marta Xargay y Alba Torrens, aunque después les faltó acierto de cara al aro. Además, los problemas aumentaron para el conjunto español cuando Astou Ndour cometió su tercera falta personal y, más aún, cuando la defensa fue incapaz de frenar el despertar de Moore en la pintura y de Taurasi desde la línea de 6’75. Estados Unidos acababa de situar su ventaja en 13 puntos (37-24) y España sufría un auténtico descontrol ofensivo. El encuentro se fue al descanso con un 49-32 en el electrónico y el viento favorable a las americanas.

La Selección Española no quería renunciar al oro, pero se vio completamente sobrepasada por el Team USA. Las estadounidenses siguieron aumentando la ventaja gracias a unas enchufadas Moore –14 puntos– y Taurasi –17 puntos con un 5 de 7 en triples–. La remontada española cada vez era más inverosímil. La superioridad americana cada vez era más incuestionable. Un tiro desde más allá del arco de Ndour y una bandeja de Silvia Domínguez hacían que España bajara de los 20 puntos de desventaja; no obstante, las jugadoras de Auriemma pusieron rápidamente más tierra de por medio ante una España negada en ataque, superada en defensa e invisible en el rebote. El tercer cuarto finalizó con todo el Arena Carioca 1 celebrando un triple sobre la bocina de Silvia Domínguez desde el medio campo como si hubiera ganado el partido. Sin embargo, la realidad era que la selección yanquee disfrutaba de 32 puntos de ventaja: 81-49.

Silvia Domínguez, tras ese triple, se desató y aportó hasta 6 puntos consecutivos para demostrar que, aunque España ya hubiera perdido esa final, no iban a dejar de luchar. Sin duda, la garra era el mejor ataque de las jugadoras a las órdenes de Lucas Mondelo. El combinado español siguió produciendo en ataque e, incluso, ganó el parcial del cuarto por 20-23 gracias a las aportaciones de Torrens –quien fue la máxima anotadora del encuentro con un total de 18 puntos–, Cruz y un par de magníficos aros pasados que realizó Xargay. España aplaudió cada canasta como si estas les fueran a dar el oro. Por desgracia, para las españolas, no era así. Las americanas asestaron el golpe final con los triples de Taurasi, los puntos en la zona de Stewart y el talento, convertido en canastas, de Whalen. Estados Unidos venció a España por un contundente 101-72, ganó su cuarto oro consecutivo, y demostró ser la mejor selección de baloncesto del mundo.

La Selección Española perdió la final, pero ganó una plata olímpica que le supo a oro. Las jugadoras de Lucas Mondelo soñaron con subir al podio y lo consiguieron. España se situaba en el segundo escalón y se reafirmaba como una de las grandes potencias del baloncesto femenino. La Selección Femenina nos acababa de regalar una plata y, como ocurrió con Gasol y compañía en Pekín y Londres, nos había hecho soñar otra vez. Laia Palau, Anna Cruz, Alba Torrens, Laura Nicholls, Astou Ndour, Leticia Romero, Silvia Domínguez, Marta Xargay, Leonor Rodríguez, Lucila Pascua, Laura Quevedo y Laura Gil acababan de escribir sus nombres en letras de plata con reflejos dorados.

Por delante solo quedó el eterno verdugo de España: la todopoderosa e invencible selección de Estados Unidos. El bronce finalmente fue para Serbia.


@azaBeroy


Con la tecnología de Blogger.