Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Golden State Warriors: En Oakland no sólo vale ganar

El equipo de la Bahía intentará reconquistar el anillo de campeón tras la dura derrota en las finales del año pasado ante Cleveland

Desde que sonó la bocina que desataba la fiesta de LeBron y el Larry O'Brien en La Bahía, Curry y Golden State miraban ya hacia le temporada siguiente. En San Francisco nunca han sido de agachar la cabeza después de las derrotas, y aunque la última fuese la más dolorosa de todas, la vida sigue y los retos son más grandes. Aunque el primer récord de la temporada ya ha caído en manos de los Warriors, la contratación de Kevin Durant supone juntar en un mismo quinteto a cuatro de los mejores jugadores de toda la NBA, y al mismo tiempo, un reto de envergadura para Steve Kerr.

La estrella 


Stephen Curry, Klay Thompson, Draymond Green y Kevin Durant componen el núcleo de un equipo que sigue rehusando de la individualidad en pos de el juego colectivo. La incorporación de Durant es una apuesta por incrementar, aun más si cabe, la calidad del equipo sin perder el estilo de juego rápido y eléctrico. Curry seguirá siendo el líder de un vestuario donde impera la democracia y en el que la exigencia, no de resultados, si no de nivel, es máxima. Uno de los focos principales apunta a Draymond Green, la movilidad de balón y la contundencia ofensiva y defensiva dependen en gran medida del "23" de Oakland, y lo cierto es que hay cierto recelo sobre su rendimiento por las influencias exteriores que rodean al jugador. Pero si algo demostró Green el año pasado fue su compromiso y valor dentro del equipo durante los 82 partidos de liga regular, PlayOff y Finales. 

Entradas y salidas

No todo va a ser Durant, y Kerr lo tenía claro desde el principio. Con cuatro jugadores con menos de 1 año de experiencia NBA y tres de ellos menores de 21 años, la apuesta por los jóvenes se hace patente. Por ende, la franquicia ha buscado cubrir algunas posiciones con jugadores que puedan servir de mentores, y formar a estas promesas con su experiencia profesional. David West (Spurs) y JaVale McGee (Mavericks), junto a Iguodala y Varejao, se encargarán de la didáctica de los novatos. Por su parte, Cameron Jones, Damian Jones, Patrick McCaw tratarán de aportar el valor máximo desde el banquillo y completar una segunda unidad que se ha quedado huérfana tras las salidas de Barnes (Mavericks), Bogut (Mavericks), Ezeli (Blazers) y Speights (Clippers). 

Las salidas, sobre todo la del pívot australiano, han supuesto un agujero importante en el banquillo de Golden State, su rendimiento fue fundamental para paliar la pérdida de competitividad en los momentos de menos eficacia ofensiva exterior. Speights también se reivindicó como un hombre a seguir durante la temporada pasada, cuando aprovechó todos sus minutos de juego y consiguió que no echásemos en falta a Draymond Green. Por su parte, la marcha de Harrison Barnes pone punto y final a una relación que pareció cuajar de manera brillante durante la temporada del anillo, y que quizás se vio mermada por su lesión, pero que prometía muchas alegrías para ambas partes, se va sin duda un jugador con mucha proyección y que, espero, brille en Dallas. 

Objetivo


Sin decorado ni récords. Ese es el principal objetivo de los Warriors este año, enfocar la proyección del equipo hacia el título evitando la pérdida de competitividad ocasionada por la presión mediática y las marcas a batir. "Hay que ganar, pero siempre con cabeza", y las 73 les hicieron perder un título que parecía suyo mucho antes del séptimo, Curry comentó que sigue pensando cada día en ese último partido y que este año "no dejará que vuelva a ocurrir". Sin duda, el anillo está en la mente de toda la Dub Nation, y Durant está de acuerdo. 




Con la tecnología de Blogger.