Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

El Tenerife se hace hueco entre los grandes tras doblegar a un competitivo Estudiantes (81-72)

Los canarios solventan un partido muy complicado ante un Estudiantes que pese a ir siempre abajo en el marcador no se rindió en ningún momento. El Tenerife es líder provisional gracias al acierto en la pintura de Fran Vázquez y una sólida defensa en el último cuarto

La seriedad en el juego de Fran Vázquez (derecha) noqueó la garra ofensiva de Goran Suton (izquierda)


El primer cuarto comenzó muy igualado entre ambos quintetos. Los insulares tuvieron un mal arranque desde la línea de tres puntos y contrarrestaron la escasa eficacia en ataque con una sólida defensa en la pintura. El Estudiantes aprovechó muy bien el repliegue tinerfeño y un enchufado Cook tomó las riendas del conjunto visitante desde el tiro exterior.

Pese a ello, el Tenerife supo contestar correctamente a las embestidas del jugador madrileño, optando por profundizar en el juego ofensivo y lograr sus primeros puntos desde la pintura. Los 10 minutos iniciales finalizaron con un empate a 16. Ninguno de los conjuntos supo aprovechar los desniveles del contrario. Pecaron de reservados y las defensas de ambos equipos terminaron siendo la clave para no llegar abajo en el marcado al descanso entre cuartos.

El segundo cuarto fue muy parecido al anterior. Los tinerfeños seguían muy erráticos en el tiro exterior (solo 1/9 en triples durante la primera mitad del encuentro) y su única salida en ataque era echar mano de sus pívots en el interior. Gracias a la actuación de estos últimos, el equipo de Txus Vidorreta logró hacerse con una pequeña ventaja de cinco puntos a mitad de cuarto (24-19). No obstante, el Estudiantes no bajó los brazos en ningún momento, aunque no pudo dar la vuelta al marcador en lo que restaba de partido, no cesaron en su empeño de evitar la escapada de los locales.

Los de Salva Maldonado apretaron los dientes en defensa con un juego muy físico en la zona y punteando todos los tiros exteriores del equipo canario. Pese a la insistencia del Estudiantes, el Tenerife logró escaparse a pocos minutos del descanso y se fue a los vestuarios con una renta de nueve puntos: 40-31.

De vuelta a la pista, los madrileños pisaron a fondo el acelerador. Edwin Jackson se erigió como el salvador de los suyos y gracias a su acierto momentáneo en ataque y defensa consiguió comprimir el marcador hasta un 46-43. La escasez de reflejos de los locales también ayudó bastante. Los insulares salieron a pista desconcertados en defensa y sin arreglar sus desajustes ofensivos.

A falta de dos minutos para el final del tercer cuarto y tras ver como su equipo estaba perdiendo la humilde renta cosechada al descanso, el banquillo local movió ficha y fortaleció el físico de su pintura con Fran Vázquez y Mamadou Niang. Ambos jugadores arreglaron rápidamente las grietas defensivas y secaron la pólvora ofensiva, logrando de nuevo una ventaja más o menos cómoda de cinco puntos a falta de los últimos 10 minutos.

Con este cambio de mentalidad en el equipo tinerfeño, saltaron al parqué con la intención de rematar el partido lo antes posible. Iban por delante en el marcador durante casi todo el duelo, pero no conseguían rematar el encuentro. Todo esto cambió a falta de seis minutos para el final del partido cuando Vázquez, Bassas y Doonerkamp pusieron un +9 en el marcador, que fue la puntilla a un Estudiantes que ya comenzaba a notar los achaques físicos por el esfuerzo realizado desde el principio.

De poco sirvieron los 19 puntos de Jackson o el 75% de acierto de Cook en las filas colegiales. El engranaje de la máquina insular en ataque y defensa, y el acierto de Fran Vázquez desde la línea de tiros libres culminaron un partido muy ajustado y colocaron el 81-72 en el marcador final.

Por el momento, el Estudiantes se mantiene en la zona media-baja de la tabla con unas opciones de clasificación a la Copa del Rey que se van difuminando en el horizonte. Los madrileños tienen que mejorar su físico en el último cuarto para lograr hacerse con más partidos y poder ascender puestos en la clasificación que les permita volver a soñar con la Copa.

El equipo tinerfeño sigue haciendo historia en este arranque de temporada para enmarcar. Suman su sexta victoria por tan solo una derrota y se colocan en la zona alta de la tabla, demostrando que en este deporte no hay nada imposible. Tienen cada vez más cerca la clasificación matemática para la Copa del Rey de Vitoria, algo que sin duda es su principal objetivo en la primera mitad del año.


@GuillermoLuna96


Con la tecnología de Blogger.