Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

La necesidad de recordar

Un Atlético de Madrid en crisis necesita recuperar sus señas de identidad si quiere llegar a alcanzar la cima de nuevo. La unión entre equipo y afición debe ser máxima sin olvidar el trabajo y la mentalidad que llevó al equipo al éxito

Si algo malo tiene este deporte que tanto amamos es la poca memoria. Ayer no eras nadie y hoy lo eres todo. El fútbol no entiende del pasado, apenas le interesa, no le da importancia a los recuerdos, a lo vivido, no tiene rencor y si un día caes, ya estará él para hundirte en la más profunda miseria. Tan solo importa el presente.

Un caso similar es el que ocurre en la Ribera del Manzanares. Esa apisonadora rojiblanca que andaba a las mil maravillas, que no descarrilaba y que hacía polvo a las máquinas contrarias, parece que ya no es tan buena, que ya no es tan bonita y que ya no funciona tan bien. Desde el lado contrario, se han empeñado en hacernos ver que este equipo ya no es nada, que su tiempo pasó, que ya no creen, que no valen para estar arriba, que esto de ser campeones se les queda grande, que esto no es lo suyo, que fue pura casualidad y que está acabado. Lo malo de todo no es esto, es que esta mentira ha calado, y de qué forma, en los aficionados rojiblancos que dejaron de creer desde aquella noche de Milán o que ya no lo hacen con la misma fuerza.

Cierto es que estamos ante el momento más complicado desde que llegó el Cholo, pero sería de ingenuos, de rastreros, de poco agradecidos y de querer poco a este club dejar de creer y confiar en este equipo. Parece que se nos ha olvidado quiénes éramos, de dónde veníamos y las aspiraciones que teníamos. Hoy, por desgracia, todo es diferente. Y es que es tan fácil reprochar y tan difícil recordar.

El Atleti necesita volver a ser el de antes. El pobre, el feo y el violento, en el que nadie presumía de ser grande, en el que nadie se creía favorito, en el que nadie se salía del partido a partido, en el que equipo y afición estaban unidos y bajar de ese escalón de euforia y egocentrismo, volver a poner los pies en la tierra y asumir que nunca fuimos los mejores, pero sí que nadie trabajaba y creía cómo nosotros. Hoy en día se trabaja, seguro, pero no se cree. O al menos, se duda.

Hace no mucho tiempo el Atleti deambulaba por la nada, se paseaba por Segunda, jugaba la Intertoto con Spiderman en el pecho, se desconocía por completo lo que era la Champions, se les reían las gracias a Gil y cayó con un Segunda B en Copa entre otras muchas cosas, pero para los aficionados rojiblancos, la verdadera grandeza siempre ha estado más allá de ganar o perder. Pero eso era el Atleti. Nuestro Atleti.
Hoy en día todo ha cambiado, a peor sí. Nuestro Atleti ya no es el mismo. Se están perdiendo nuestros valores, nuestra esencia, nuestra humildad y nuestros principios. Nos han quitado el futbol con el que crecimos y nos han ido borrando al Atlético del que nos enamoramos. Ya sólo vale ganar. Y si no ganas, no vales nada. El Atleti necesita volver a sus inicios y a la vez que no nos roben la memoria.


@jonyy1996


Con la tecnología de Blogger.