Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Cristiano, mi villano favorito

 ¿Hay una manía persecutoria hacia Cristiano Ronaldo? 

Emocionado, pletórico y todavía en una nube tras ganar el premio que le acredita como mejor jugador del año 2016, Cristiano Ronaldo atiende a los medios, traga saliva y mientras agarra con firmeza el plateado trofeo, alega: "The Best fue para ´the best´, que  soy yo". 


Una frase comentada en todas partes y por todo el mundo, empezando por las redacciones de los periódicos y periodistas y terminando por el bar de la esquina y los parroquianos de este. Esa alegación ha hecho mucho ruido, casi el mismo que el plantón del FC Barcelona en la gala.

Es evidente, que esa frase denota falta de humildad, aunque esta es veraz, ya que quizá Cristiano Ronaldo no sea el mejor jugador de la historia, y esa distinción le pertenezca a otro, pero hay una cosa clara, el más laureado del año ha sido el astro portugués, ni Messi, ni Griezmann, el luso ha sido el mejor futbolista del 2016. Puede que ha algunos les pese y les duela, pero es un hecho, es una realidad que la frase dicha por CR7 es cierta, no voy a entrar en si esta bien decirla o no, pero no cabe la menor duda de que el delantero del Real Madrid no dice ninguna falacia al pronunciar la cita. En lugar de recurrir a  la falsa humildad para quedar bien, Cristiano ha dicho lo que piensa, ha demostrado que la falsedad no es uno de sus defectos, con autenticidad ha reconocido su superioridad por encima del resto.

Él ha hecho como muchos otros deportistas, como Usain Bolt, el cual ha dicho hasta la saciedad que no solo es el mejor de nuestro tiempo, sino de toda la historia. Y sin embargo, el velocista jamaicano no es criticado, al contrario, es ensalzado como si fuera un autentico dios. Lo que me hace pensar, que Cristiano Ronaldo tenía razón cuando dijo aquella vez eso de que le tenían envidia, que era criticado simple y llanamente por el hecho de ser "rico y guapo" . Alegaciones que son tontas, pero que algunos convierten en verdad con los hechos, o mejor dicho criticas, esos reproches hacia el portugués demuestran envidia, una manía persecutoria ocasionada por ese pecado capital que tanto daño hace en las entrañas del hombre.

Una tirria que no solo está latente cuando Cristiano habla, sino también cuando sube una foto a las redes sociales junto a su hijo, al que acusan de estar "amaricanado" por culpa de los mimos de su padre. Una manía que nubla la perspectiva de la gente hacia el luso, ocasionando que todo lo que realiza este, por muy cotidiano que sea como el hecho de tirar el plástico al cubo verde y no reciclar, sea considerado  pecado. Como en la fabula del burro, Cristiano siempre va a ser criticado haga lo que haga. Aunque Usain Bolt muestre arrogancia o Valentino Rossi falta de deportividad, ellos no serán apedreados, estos actúen como actúen y por muchas patadas que den seguirán siendo considerados héroes del deporte. Por el contrario, Cristiano aunque pague una compleja operación a un niño sin recursos seguirá siendo un infame, mi villano favorito.



Con la tecnología de Blogger.