Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Los Mavs superan a los campeones defensores con otro notable esfuerzo colectivo (97-104)

Dallas venció en noches consecutivas a San Antonio y a Cleveland para establecer su mejor momento de la temporada. Harrison Barnes fue el máximo anotador del partido con 24 puntos



El calendario no le ha sido nada fácil a los Mavs desde principios de temporada. Y nuevamente volvía a atormentarlos con partidos en noches consecutivas ante los Spurs y los vigentes campeones. Pero la entrega y determinación del conjunto de Rick Carlisle, que no contó esta madrugada con Deron Williams, J.J. Barea y Andrew Bogut, fueron las claves para adueñarse con dos triunfos tan inesperados como necesitados e importantes. En el duelo frente a Cleveland, el conjunto texano comenzó de la mejor manera, imponiendo una aguerrida defensa y siendo efectivo en ataque, pero los Cavs respondieron de la mano de LeBron James y Kyrie Irving para tomar la ventaja al término del primer parcial. Los visitantes, esta vez sin Kevin Love por una molestia en la espalda, echaron de menos su aporte en los rebotes y los Mavericks fueron agresivos en los tableros a pesar de su desventaja. Un buen segundo cuarto de Harrison Barnes y Wesley Matthews permitió que los locales retomen la ventaja y cierren la primera mitad con una diferencia a favor de 55-50.

Reanudada la acción, Dallas continuó al mando y estiró su ventaja. La gran noticia para Carlisle fue la producción en ambos costados de la cancha de Yogi Ferrell, un base que venía jugando en la D-League y previamente en los Brooklyn Nets que firmó un contrato de 10 días por las lesiones de los principales armadores del equipo. Ferrell, que apenas disputaba su segundo partido, estuvo a la altura de Irving y conmovió a Carlisle, ganándose de esta manera varios minutos en cancha. Para doblegar a los vigentes campeones, los Mavericks usaron un notable esfuerzo colectivo -principalmente en el costado defensivo- liderado por Dwight Powell. El canadiense estuvo activo en los tableros y terminó con 14 puntos y 8 rebotes, siendo una necesitada ayuda desde el banquillo para los Mavs. En el tramo final del encuentro, los Cavaliers amenazaron con igualar el partido con una ráfaga de triples, pero los Mavericks se mantuvieron al frente. Con más variantes ofensivas y un notable esfuerzo para sumar otra gran victoria, Dallas se quedó con el partido y con dos victorias fundamentales que dejan en claro que irán por un lugar en playoffs, aunque aún estén lejos de esas posiciones.


Barnes tuvo un gran partido en general, anotando 24 puntos y bajando 11 rebotes, Matthews aportó una sólida defensa ante James y Yogi Ferrell y Seth Curry tuvieron otro decente juego para encabezar los dos mejores triunfos de los Mavs en la temporada. Con la esperanza de que estas victorias sean el comienzo de una positiva racha, los Mavs volverán a jugar el jueves por la madrugada cuando reciban a Philadelphia; mientras que Cleveland -de irregular presente- tratará de volver a la senda ganadora ese mismo día cuando enfrente de local a Minnesota.


@Joacocarrascal


Con la tecnología de Blogger.