Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

El Real Madrid vence al Andorra tras un partido muy sufrido (99-93)

Un desdibujado conjunto madridista se vio superado por el equipo andorrano durante gran parte del encuentro. Solo en los últimos minutos los de Laso apelaron a la épica para empatar el encuentro sobre la bocina y llevarse el partido en la prórroga


Resultado de imagen de randolph madrid andorra
Anthony Randolph tras anotar el triple que llevaba el partido a la prórroga - Foto: ACB
La jornada inaugural de la Copa del Rey 2017 estuvo a punto de dar la sorpresa del campeonato en el segundo partido. El MoraBanc Andorra desplegó todo su potencial ante el líder de la Liga Endesa y fue muy superior en prácticamente la totalidad del encuentro. El hecho de no tener nada que perder y mucho que ganar, sumado a la semana de descanso que tuvieron los andorranos fueron factores claves para entender su superioridad sobre el parqué.

Pese a la gran afluencia de aficionados madridistas, en la grada de Vitoria el apoyo jugó a favor del Andorra gracias a la alianza que consiguieron con la hinchada del Baskonia que se mantuvo en sus asientos tras visualizar la victoria de su equipo frente al Tenerife y que, como era previsible, apostaron por una derrota de los blancos para evitar el cruce en semifinales.

Desde el inicio, el equipo dirigido por Joan Peñarroya fue muy superior en labores ofensivas y defensivas. En ataque, el Andorra dominó el juego en la pintura con un estratosférico Giorgi Shermadini. El Madrid, por su parte, no dispuso de la eficacia de sus jugadores claves, provocando que su anotación en los primeros minutos no fuera la que acostumbra a registrar, 15 puntos, de los cuales 7 fueron anotados por Rudy Fernández, el hombre de Laso que más concentrado estuvo en este primer envite.

El electrónico marcó un 15-23 al término del primer cuarto. Mucho tenían que cambiar las cosas si el Madrid no quería caer eliminado a las primeras de cambio. Enfrente, un Andorra crecido sobre la pista y las gradas, no se lo iba a poner nada fácil. Los blancos no lograron encontrar la tecla para voltear el marcador y la brecha siguió acrecentándose hasta un contundente 21-37 a falta de tres minutos para el descanso.

Un tiempo muerto solicitado por Pablo Laso y la entrada en pista de, hasta ese momento desaparecidos, Nocioni y Llull impidieron que el Andorra siguiera poniendo tierra de por medio en estos cuartos de Copa. El argentino supo frenar la solvencia sobre los tableros de Shermadini, mientras que el balear junto a un enchufado Randolph consiguió reducir la ventaja hasta el 33-43 antes de acudir a vestuarios.

La segunda mitad comenzó con otro ritmo de juego completamente diferente. El Madrid reajustó su defensa y aumentó la fluidez en su ritmo de ataque. La joven promesa blanca, Luka Doncic, y Llull dirigieron de forma conjunta los mejores minutos de su equipo sobre la pista. Atrás, Ayón se empleó a fondo para frenar a un incontrolable Shermadini. El georgiano se echó su equipo a la espalda y permitió que, pese a la tempestad que estaban padeciendo, su club no fuera superado en el electrónico.

Los últimos minutos del tercer cuarto fueron un intercambio constante de ataques encestados por parte de ambos equipos. El Real Madrid logró ponerse por delante del marcador para acudir con mejor moral al último cuarto, pero finalmente, bajo la batuta de Albicy, el Andorra se rehizo y se puso tres puntos por encima: 56-59.

Los decisivos 10 minutos finales fueron el reflejo de lo que había sido el partido: mayor dominio andorrano al comienzo y reacción contundente del Madrid en los últimos instantes. Los de Peñarroya llegaron a ponerse con una ventaja de siete puntos a falta de tres minutos para la conclusión del duelo. Sin embargo, los madridistas apretaron con un Randolph en estado de gracia y cosecharon un parcial favorable de 9-1.

Pero el intercambio de golpes continuó. El Andorra, a base de triples, volvió a recuperar su ventaja de siete puntos a tan solo dos minutos de la bocina: 75-82. Los blancos pusieron la quinta marcha en cuestión de 120 segundos y pudieron empatar el partido con un triple de Randolph a falta de cuatro segundos tras un pase de Llull en claro campo atrás que los árbitros no percibieron. La experiencia en momentos apretados de Nocioni y Lull, sumada a la valentía de Doncic y Randolph hicieron posible igualar el partido tras un parcial de 11-4 y dejar el electrónico en 86-86.

Llegaba la prórroga no sin antes observar cómo todo el banquillo del Andorra y buena parte de la grada protestaba por el error arbitral sobre Llull que les impedía dar la sorpresa de la jornada. En el tiempo extra, los andorranos perdieron toda la concentración acumulada durante el partido y el dominio recayó enteramente sobre el conjunto blanco. Una consecución de ataques sin errores y una defensa sólida permitieron que el Madrid recuperara el rumbo del barco y llegase a buen puerto.


@GuillermoLuna96


Con la tecnología de Blogger.