Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Granada CF 1-3 Valencia CF: Zaza ajusticia a un Granada sin fe

El Valencia paso por encima de un Granada sin garra que nunca creyó en la victoria y ve cada día más lejos la salvación

Zaza anotó dos goles (Foto vía Valencia)


LaLiga Santander-Jornada 31

Granada1
Valencia3
Ficha técnica
Granada: Ochoa, Foulquier, Saunier, Ingason (Boga, m. 33), Estupiñan, Uche Agbo (Sergi Samper, m. 62), Wakaso; Carcela, Andreas Pereira, Héctor y Kravets (Ponce, m. 46).

Valencia CF: Diego Alves, Montoya, Abdennour, Mangala, Lato, Parejo, Carlos Soler, Medrán, Cancelo (Munir, m. 66), Santi Mina (Siqueira, m. 88) y Zaza (Orellana, m. 73).


Goles: 0-1. M. 19: Zaza. 0-2. M. 21: Zaza. 0-3. M. 55: Santi Mina. 1-3. M. 65: Ponce.


Árbitro: Vicandi Garrido (comité vasco). Amonestó a Agbo, Wakaso del Granada, y a Carlos Soler, Montoya del Valencia CF.


Incidencias: Partido de la trigesimoprimera jornada de la Liga, disputado en la mañana del domingo a las 12.00 horas en el Nuevo Estadio de los Cármenes.
Domingo de Ramos, doce de la mañana y Los Carmenes lleno, la afición granadina esta con el equipo, creen en la salvación. Y esa salvación comienza por derrotar al Valencia, no será fácil, el equipo che viene con buenas sensaciones tras ganar al Celta y desplegar un buen juego. La semana grande andaluza comenzaba con un gran partido.

El comienzo fue tranquilo, a más de uno se le habían pegado las sábanas, respeto total entre ambos, nadie arriesgaba. El Granada tenía que poner más de si mismo, este partido es casi un ultimátum para salir de los puestos rojos. Comenzaron a llegar los disparos, muy desviados, tal vez tuvieran algo que ver las legañas en los ojos o el sol mañanero que azotaba Granada..

Había un hombre que se habia lavado bien la cara, Simone Zaza, el delantero italiano estaba muy despierto, lo suficiente como para adelantarse a su marcador y hacer un remate picado para batir a Ochoa, celebración discreta pero el gol valía igual, por fin la continua pelea del delantero estaba teniendo recompensa.

Dos minutos, dos minutos pasaron desde el primer gol de Zaza hasta que el delantero volviera a perforar la red rojiblanca, tras otro gran centro, el ariete transalpino entraba libre de marca al segundo palo y marcaba a placer, 2-0 y el estadio explotaba, empezaban los pitos, la afición creía en ellos y no estaban recibiendo nada a cambio.

Con el paso de los minutos la ruptura ente equipo y afición era una realidad, los silbidos inundaban el ambiente, más aún cuanto Zaza estuvo apunto de meter el tercero, que lo marco segundos después, pero fue anulado por fuera de juego, bien anulado. Lucas Alcaraz movía el banquillo en el minuto 32, a la desesperada, es normal, la permanencia estaba en juego y no había reacción, Ingason era el elegido.

La primera parte termino bajo un dominio absoluto de los visitantes, el Granada hizo un amago de intentar levantarse pero no lo logro, las posesiones che se sucedian, interminables, los jugadores locales corrían detrás del balón, muchos de ello pensando ya en el descando, en intentar encontrar una solución o un milagro. Mucho tenía que cambiar el partido para ver una victoria granadina, pero cosas más raras se han visto en el fútbol.

En la reanudación Alcaraz seguiría moviendo el banquillo, esta vez Ponce, el argentino tardo un minuto en tener la primera, pero no fue gol. El Granada iba a la desesperada, esto suponía espacios atrás, espacios que el Valencia intento aprovechar a la contra, un tercer gol sería definitorio.

Y el tercero llegó, y como llegó, más de dos minutos de posesión, transición, toque y paciencia,  el balón recorrio prácticamente todo el campo hasta que cayo en los pies de Santi Mina 37 toques después, el delantero no se puso nervioso y al primer toque sentenció al Granada. Un gol casi de récord que habla muy mal de la intensidad defensiva de los locales.

El Granada vio como Alves le daba un regalo, el meta brasileño fallo en el saque tras un resbalón y le entrego el balón a Ponce, el punta recortó hasta en dos ocasiones a Mangala y ajusto al palo, ponía el 1-3 en el marcador. Los locales sacaban de la nada una oportunidad que les hacía reengancharse al partido, la gente seguía creyendo, chapó por la afición. Aunque después tendrían sus más y sus menos con el autor del gol por una polémica celebración.

Los locales  se empezaron a desperezar, pero ya era muy tarde, los tímidas acercamientos no fueron suficientes para cambiar el rumbo del partido; y podría haber sido peor si Munir, recién ingresado en el campo, hubiera sido capaz de materializar las dos ocasiones que tuvo, Ochoa salvó. Por entonces Los Carmenes tenía una sinfonía de fondo basada en pitos y acompañada con algun que oto ¨Ponce vete ya¨ o ¨Lucas, quítalo¨.

La resurrección no llegó, los tres puntos volaban a Valencia. La fe ciega propia de la Semana Santa no se vio en el campo, por parte de la afición si, pero los jugadores fueron otra historia. Los andaluces ven como la permanencia se aleja a falta de siete jornadas. Por su parte el Valencia firma una gran semana con tres victorias consecutivas, lejos de Europa pero también lejos de la zona baja, nunca se sabe pero siempre hay que creer porque el fútbol en gran parte es eso, fe.


@Javier_Online_


Con la tecnología de Blogger.