Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Marc decide en la culminación del ''Take that for data'' (108-110)

Los Grizzlies se llevaron el 4º partido de la serie, que volverá a San Antonio. Destacaron Conley (35+9+8) y Leonard (43+8+3+6). La serie, ante una nueva perspectiva. Fizdale se corona



Cuarto partido y segunda sorpresa. El FedEx Forum volvió a presenciar otra proeza de un equipo que está dando mucho de qué hablar en PO. Precisamente el equipo del que menos se pensaba que daría ningún titular interesante. La previsión era de un claro 4-0 que despachar rápido. Los chicos de Fizdale nos regalaron un partido para el recuerdo, en lo que, hasta ahora, ha sido lo mejor de PO. Remontada, prórroga y tiro ganador. Casi nada.

En una época en la que las estadísticas han tomado el control del baloncesto, fue el propio Marc quien dijo que estaban matando la esencia del mismo, partidos como este demuestran que este deporte rompe pronósticos y se ríe de ese pobre intento de cuantificarlo. Ayer se rompieron en favor de los locales, quizá el equipo que mas papeletas tenían para ser el más rápido en irse de vacaciones. Se consiguió reventar una estadística histórica, (tiro ganador en los últimos 10 segundos en un partido de PO en toda la historia de Grizzlies), para seguir peleando contra uno de los mejores equipos de la liga.

La culpa la ha tenido Fizdale. Un entrenador que no contaba con todas las bendiciones posibles a principios de temporada pero que, gracias a este tipo de hitos, se ha ganado a su afición y a gran parte de la familia del basket. Y es que ya nadie canta el "grit and grind", ahora el grito de guerra es "Take that for data". Un lema que, esperemos, aguante, por lo menos, hasta agotar la serie.

El mejor partido de PO. Así ha sido bautizado pero, ¿por qué? Pues precisamente por cumplir con todos los requisitos: intensidad, cierto movimiento en el marcador, pequeñas ventajas con sus pequeñas remontadas y, sobre todo, la aparición de los mejores. Ayer Conley se sacó un partidazo de la manga y fue el líder de un equipo en el que, con sus más y sus menos, aportaron la mayoría. Por el bando rival, Leonard sigue creciendo, pinta a jugador leyenda, lo hace todo y bien. Fizdale ya lo dijo en la rueda de prensa posterior: "Kawhi is impossible to defend". Razón no le falta: 43 puntos anotados, 8 rebotes, 3 tapones y 6 robos, convirtiéndose en el primer jugador en la historia de PO en alcanzar los 40 puntos, 5 rebotes y 5 robos. A ello hay que sumarle un 7/10 en tiros de 3 y dos triples que empataron el partido cuando parecía sentenciado. Aquí Conley estuvo a la altura y firmó una tarjeta de 35 puntos (su tope en PO), 9 rebotes y 8 asistencias.


Y eso que el partido comenzó con unos Spurs dominando, llegando a imponer una ventaja de +10 y el primer golpe de efecto por parte del técnico local: tiempo muerto balsámico y reacción de sus pupilos, parcial de 7-0 y final de 23-26 tras los primeros 12 minutos. La tendencia continuó al alza para éstos ya que siguieron por la senda del buen hacer y colocaron un parcial de 23-4 (con el buen hacer del inmortal Carter) que sólo pudo ser neutralizado gracias al buen hacer de un Parker que despertó en este encuentro (12 puntos) y rebajar a 4 una renta que pudo ser inferior, pero de la que Marc consiguió dejar ahí gracias a una canasta sobre la bocina. 55-51 y a los vestuarios.

En este segundo tiempo, fue cuando vimos al mejor Leonard, 16 puntos seguidos para poner a su equipo por delante y "sentenciar" el 4º encuentro y dejar la eliminatoria vista para sentencia. Casi nada. Tuvo, incluso un tiro ganador que no entró. Avanzaba el partido, y todo parecía ya hecho, Mills tendría un tiro para cerrar el encuentro y, entonces, Harrison se sacó un tapón que impulsó a los suyos. Es curioso el efecto de este tipo de acciones. Son estos detalles los que cambian el devenir de un encuentro, y esta noche sucedió eso mismo: tapón, inyección de moral y energía y a comerse al rival. la desventaja no era grande: a menos de 2 minutos para el final, todo estaba por decidir, con un +2 para los tejanos que se fue por la borda gracias a esa acción y el 2+1 del que fue héroe del partido.

Los grandes jugadores, los líderes natos se distinguen de los demás por ciertos detalles. Pueden tener un mal partido, una mala racha, no encontrarse bien durante buena parte del encuentro para hacer "click" y cambiar el destino. Ayer Marc no estaba fino, pero apareció cuando debía hacerlo. Forzó la prórroga y ganó con un tiro necesario, previa frase antológica de Fizdale ("Marc, llévanos a casa") y cerró así el mejor encuentro de la postemporada. No fue sin oposición, Leonard siguió tirando del carro, y no fue fácil, pero así se forjan las leyendas y Marc lo está siendo en Memphis.


@AntonioPueyo


Con la tecnología de Blogger.