Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Anhelo y odio

¿Cómo seria la Liga Española sin el FC Barcelona? 

Foto: Blaugranas
2028, El Atlético de Madrid y el Real Madrid, los dos equipos que dominan la Liga Española. Los combinados que de forma hegemónica se han repartido el título en los últimos 10 años. Lo que era un derbi tiempo atrás se ha transformado en un clásico, los dos mejores equipos de España jugando por ganar, luchando por conquistar la eternidad.   

Mientras tanto, el FC Barcelona, él que fuera el mejor equipo de España años atrás. Conquista año tras año la Liga Catalana. No hay quien le tosa, es el amo y señor del torneo, está a años luz del resto de equipos. Tan solo el Espanyol consigue hacerle frente en algunas ocasiones, logra arañarle algunos puntos, pero no alcanza el objetivo de romper con la supremacía del equipo blaugrana.  Se conforma con un segundo puesto, en una Liga en la que la dificultad no es un grado.  

Desde que Cataluña se independizó de España allá por 2018, nada ha vuelto a ser igual. La Liga Española ha dejado de ser apasionante, el fútbol en nuestras fronteras ha perdido su encanto, ha perdido al FC Barcelona, este equipo que pese a que pitaba nuestro himno dotaba a la competición de una emoción sin igual. A los catalanes les falta algo, a los madrileños también. Unos echan de menos el blanco, ese color que tanto despreciaban, pero que ahora añoran. Los otros anhelan ese blaugrana sucio y oscuro, ese tono antagónico que representaba al eterno rival. Dos enemigos, que en el fondo son amigos. Dos rivales que pese a sus diferencias, se necesitan. El FC Barcelona quiere al Real Madrid y viceversa. Dentro de esa aversión mutua reside una atracción por el buen futbol. Por el balompié que hacía vibrar los estadios, los duelos que paraban el mundo, que paralizaban las dos capitales de nuestro país. Lloran, palpitan uno por el otro. Amor y odio. Necesidad mutua. Enfrentamientos nocivos en algunas ocasiones, pero pese a ello estos siempre mantenían una fascinación distinta a cualquier otro encuentro. Los Madrid- Barça no eran un partido de fútbol, era el partido en esencia. Esos enfrentamientos que transformaban al tranquilo en nervioso, al refinado en grosero.  

De independizarse Cataluña, todo cambiaría, nuestro fútbol sufriría una metamorfosis negativa. El mejor partido que se juega en nuestra Liga sería cosa del pasado, algo que podremos recordar pero que nunca tendremos la posibilidad de vivir de nuevo. Tengo que reconocer que ahora solo veo el fútbol español cuando hay un clásico. Un partido que representa el olimpo del fútbol no solo español, sino mundial, dos equipos, dos estilos, dos filosofías. Tan distintos, tan iguales. Una relación que de romperse supondría un mazazo para la Liga Española, un antes y un después en el balompié nacional. Los estadios se dejarían de llenar, el fútbol español perdería atractivo, perdería su esencia, la razón por la que la competición doméstica es la mejor del mundo. Una competicion que de no estar el Barcelona se quedaría  huérfana, vacía.  


@Jbrugos8

Con la tecnología de Blogger.