Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Chelsea 2-3 Burnley. El Burnley baja al Chelsea de las nubes

Una primera parte desastrosa condena al Chelsea y hace que el Burnley de la primera sorpresa de la Premier

Foto: Chelsea



Premier League-J1
Chelsea2
Burnley3
Ficha técnica
Chelsea: (3-4-3) Courtois: Rudiger, David Luiz, Cahill (C); Azpilicueta, Kante, Fabregas, Alonso; Willian, Batshuayi (Morata, min 59), Boga (Christensen, min 18) (Musonda, min 90+2).

Suplentes: Caballero, Tomori, Kennedy, Scott.

Burnley: (4-5-1) Heaton; Lowton, Mee, Tarkowshi, Ward; Cork, Hendrick, Defour (Walters, min 75); Brady, Gudmundsson (Arfield,min 75); Vokes.

Goles: 0-1 Vokes (min 24); 0-2 Ward (min 39); 0-3 Vokes (min 43); 1-3 Morata (min 68); 2-3 David Luiz (min 88)

Arbitro: Craig Pawson. Amonestó a Alonso en el minuto 3, a Cahill en el minuto 14, a Fabregas en el minuto 16, a Brady en el minuto 60, a Mee en el minuto 63, a Arfield en el minuto 77, a David Luiz en el minuto 77, a Fabregas en el minuto 81 y a Rudiger en el minuto 88.

Incidencias: Estadio Stamford Bridge (Capacidad 41.663 mil.

El flamante campeón de la pasada Premier volvía a escena, los de Conte comenzaban la temporada defendiendo el titulo ante un Burnley que seguro que hubiera preferido estrenarse ante otro rival. Pero si algo tiene la Premier es que hasta el equipo más modesto puede tumbar a cualquiera, incluso al campeón. 

Y si eso ya es posible de por si, la probabilidad aumenta aun más cuando a los pocos minutos de arrancar uno de tus mejores defensa ve la roja por una entrada comprometida. Gary Cahill enfilaba el túnel de vestuarios de forma anticipada y dejando a su equipo con diez. 

La respuesta del técnico italiano no tardo en llegar, los locales plantearon una defensa de cinco que más bien empeoro las cosas, de forma casi inmediata al cambio de formación llegó el gol del Burnley, Vokes cazaba un balón en el área y con un disparo mordido sorprendía a Courtois que no supo reaccionar a la extraña trayectoria del remate. David golpeaba primero a Goliat. 

El Chelsea no es que no reaccionara, es que estaba totalmente a merced de los visitantes, había entregado completamente el balón, y cuando lo tenía le faltaba profundidad y dinamismo en el ataque. O mucho cambiaba el panorama o el Burnley iba a tener un estreno más bien cómodo. 

Obviamente un campeón de la Premier no iba a dejarse ganar tan fácilmente y menos en su casa, con el paso de los minutos el Chelsea comenzaba a ganar presencia en el partido, es cierto que sin crear peligro aparente, pero por lo menos mostraba la intención de levantar el resultado. 

Cuando parecía que los locales empezaban a levantar la cabeza, el Burnley se la volvió a meter debajo del césped; una falta en medio campo, a primera vista intrascendente, iba a dar lugar a una bonita jugada de precisión que iba a culminar Ward con un zapatazo que hubiera firmado cualquier delantero

Pero sin con el 2-0 el Chelsea tenía ya la cabeza bajo tierra, el 3-0 suponía el entierro completo de los Blue, se rozaba el 45 cuando Vokes firmaba su doblete con un cabezazo en el que David Luiz le dejaba rematar a placer. Es irónico que con tres centrales un jugador te remate en tu área, pero viendo la tarde del Chelsea ya nada sorprendía. 

Llegaba el descanso con el equipo local tirado completamente en la lona, con una diferencia de tres goles en el marcador, un jugador menos y abandonando el terreno de juego con el abucheo de su gente. Tendría que producirse un autentico milagro para que el Chelsea pudiera sacar algo positivo de este desastroso estreno liguero. 

La segunda parte arrancaba con un Chelsea que tenía la portería visitante entre ceja y ceja, todas las aproximaciones acababan en disparos a puerta, que inquietaron en mayor o menos medida al guardameta Heaton, quien veía como su portería se mantenía imbatida. 

Conte aun tenia un as en la manga, Morata entraba en el campo con media hora por delante para justificar los 80 millones que se pagaron con él. Al delantero español tan solo le hicieron falta 8 minutos para marcar su primer gol con la camiseta blue; tras un gran centro de Willian, el ariete remataba con contundencia para acercar a su equipo al milagro

Por un segundo la afición local se veía con posibilidades de remontar, Morata marcaba el segundo, pero en fuera de juego. La realidad era que el técnico italiano tenía que asumir más riesgos, el tiempo se iba acabando y no tenía nada que perder, el último cambio dejaría claro si el entrenador local creía en puntuar. 

Cuando tan solo quedaban 10 minutos lo difícil se volvió imposible, Fabregas veía la segunda amarilla y dejaba al Chelsea con 9, la geste era ya inalcanzable. Pero aquí nadie tiraba la toalla, algo digno de elogio, a dos minutos del final David Luiz le daba emoción a lo que quedaba de partido con un buen disparo tras haberse ido al ataque; seguramente más de algún aficionado aun creía en la gesta. 

Pero los soñadores tuvieron que bajar de nuevo a la dura realidad, el Chelsea se había estrellado con todo el equipo ante un Burnley que jugó sus cartas a la perfección. La tempranera expulsión condiciono el partido, pero no fue suficiente losa como para que el Chelsea se rindiera, ni con 9 tiraron la toalla y se mantuvieron con vida hasta el final. El campeón había recibido un duro golpe, pero la Premier no ha hecho nada más que empezar.

Con la tecnología de Blogger.