Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Valencia.C.F 1-2 Atalanta.B.C: El balón parado hace al Atalanta campeón

El Valencia domina el día de su presentación, pero la falta de gol y el acierto de los visitantes hicieron imposible conquistar el Trofeo Naranja

Foto: Valencia CF



Trofeo Naranja

Valencia1
Atalanta2
Ficha técnica
Valencia CF: Neto, Montoya, Vezo, Javi Jiménez, Gayà, Cancelo, Parejo, Medrán, Carlos Soler, Rodrigo y Zaza. También jugaron: Jaume, Santi Mina, Maksimovic, Abdennour, Lato, Nacho Vidal, Nando y Nacho Gil 

Atalanta BC: Etrit, Toloi, Cristante, Masiello, Palomino J., Gosens, G. Alejandro, Remo, Kurtic, Petagna, Hateboer y Hans. También jugaron: Haas, Mancini, Cornelius, Ilicic, Orsolini y Schmith.

Goles: 0-1 Toloi, min. 12; 1-1 Vezo, min. 19; 1-2 Palomino, min. 64.

Árbitro: Juan Martínez Munuera

Incidencias: partido correspondiente a la 46º edición del Trofeo Naranja Estrella Damm celebrado en Mestalla
El Valencia se presentaba de nuevo ante su afición con la intención de pasar página, de dejar atrás las últimas dos temporadas y devolver el club al lugar que, por historia, le pertenece. El camino comienza en el Trofeo Naranja, en su trofeo, con su gente, había que empezar bien; enfrente el Atalanta, el equipo italiano no había venido a la capital del Turia para hacer turismo, si tenía que aguar la fiesta local lo iba haría.

Esa predisposición de los transalpinos por acabar con la fiesta valenciana se pudo ver en los primeros minutos de juego, los visitantes querían el balón, querían hacer su juego a partir de la posesión. Ambos compartían la misma idea de juego y la igualdad no tardo en reinar sobre el campo. 

A lo largo de la historia del fútbol siempre se ha dicho que una buena manera de acabar con la igualdad es aprovechar las ocasiones a balón parado, pues bien, el Atalanta supo sacar mucho provecho de una de estas jugadas. Rondaba el primer cuarto de hora del partido cuando Gomes botaba una falta lateral que el central Toloi se encargaba de transformar en el primer gol. Los de Marcelino no empezaban con buen pie.

Pero, como si de una "Batalla de Gallos" se tratase, los locales iban a tener su replica. Una falta lateral idéntica a la del primer gol, también botada por el dorsal 10, esta vez Parejo, era rematada por otro central, Rubén Vezo, para poner el empate en el marcador. La igualdad se podía ver ya hasta en la forma de marcar los goles, en los asistentes y los rematadores.

Este equilibrio estuvo apunto de romperse, ¿Adivinan como? Exacto, una nueva ocasión a balón parado para los che, Parejo volvía a centrar el balón al área y solo la falta de puntería evito la remontada local. Pero ahora las sensaciones eran otras, se veía un Valencia más dominador, dueño de la pelota y que enlazaba largas posesiones, sin duda la balanza se había desequilibrado del lado valencianista.

Los jugadores locales estaban cómodos, solo había que ver con que soltura y con que precisión dieron forma a una jugada que acabo por convertirse en un auténtico golazo que solo el arbitro pudo evitar que subiera al marcador, era fuera de juego. Y así se llegaría al descanso, con un Valencia que fue de menos a más hasta conseguir poner a los italianos contra las cuerdas, la segunda parte dictaría sentencia en un partido muy disputado.

La segunda parte empezaba con ritmo, Rodrigo tuvo la primera a los pocos segundos de comenzar, un mano a mano que el delantero no supo resolver. La siguiente también fue para los locales, esta vez Cancelo que, tras una gran carrera, mandó el balón al cielo valenciano, el gol se  acercaba para los che. Las ocasiones seguían llegando, una tras otra, pero gol se resistía; Marcelino, que no entiende de amistosos, daba entrada a otro delantero, ganar hoy era importante.

Por muy dominador que sea un equipo, en un balón parado ambos suelen tener las mismas posibilidades, es por ello que a pesar de que el Valencia acarició el segundo gol, fueron los italianos los que lo consiguieron antes. Un córner acabaría llegando a los pies de Palomino que arrebato de un plumazo las buenas sensaciones locales y puso el segundo en el luminoso. Es cierto que había sido una jugada aislada, pero la realidad era que el Valencia iba por detrás en el marcador.

En la recta final del partido Marcelino da paso a cuatro jugadores de refresco con la intención de remontar, el partido había perdido mucho ritmo y la victoria local se alejaba. Mestalla apretaba y el Valencia no tiraba la toalla, volvía a crear peligro pero el tiempo no estaba de su lado, menos de diez minutos para forzar el empate.

El tiempo se cumplía y nada se podía hacer ya, el Valencia caía derrotado en su propio torneo debido a dos acciones a balón parado que el Atalanta había aprovechado para alzarse con la victoria en un partido bastante discreto de los italianos. El Valencia no deja del todo malas sensaciones, ya que si no hubiera sido por la mala puntería casi con total seguridad se hubiera llevado la copa. Marcelino ha dejado claro que llegaran refuerzos, unos refuerzos que, sumados a una mejoría de cara a puerta, harán que el Valencia vuelva al lugar de la tabla al que pertenece.

Con la tecnología de Blogger.