Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Girona F.C. 0-1 Sevilla F.C: Muriel le da los tres puntos al Sevilla.

El Sevilla consigue los 3 puntos gracias a un gol de Muriel, en un partido de infarto en Montilivi donde el Girona pudo empatar con un penalti inexistente que erró Granell en el 90

ABC de Sevilla

LaLiga Santander-Jornada 4

Girona F.C.0
Sevilla F.C.1
Ficha técnica
Girona F.C: Iraizoz, Juanpe, Bernardo, Muniesa, Mojica, Pons (Kayode 80´), Granell, Aday, Borja García, Portu (Olunga 80´) y Stuani (Aleix García 67´).

Sevilla F.C:  Sergio Rico, Corchia, Carriço, Lenglet, Carole, Montoya (Mercado 77´), Banega, N'Zonzi, Sarabia (krohn-Delhi 85´), Ganso (F. Vázquez 63´) y Muriel.

Goles: 0-1 (Muriel min 69´).

Árbitro: Ricardo de Burgos Bengoetxea perteneciente al comité vasco de árbitros amonestó con tarjeta amarilla a N´Zonzi (min 21), Juanpe (min 25), Corchia (min 45), Bernardo (min 57) D. Carriço (min 71), Lenglet (min 85), F. Vázquez (min 90).

Incidencias: Montilivi.
Tras el partido del pasado miércoles en Anfield donde el Sevilla consiguió un valioso empate, los de Berizzo se presentaban en Girona con un equipo plagado de rotaciones para igualar el mejor arranque de la historia del club. Se preveía un partido complicado e intenso para ambos equipos y la verdad que el choque no ha defraudado en absoluto pese a los pocos goles que ha habido.

El Sevilla salía con una idea de juego clara; controlar el partido a través de la posesión, pero rápidamente el Girona disolvió al Sevilla con su presión en los primeros compases de partido aunque sin muchas inquietudes para Sergio Rico. Poco a poco el Sevilla intentaba salir de atrás con Banega, que era el que buscaba las diagonales para salvar la defensa rojiblanca. Pero la buena colocación del equipo de Pablo Machín impedía cualquier ataque sevillista, lo que además propiciaba buscar las contras por las bandas con Aday y Mojica. Pasaban los minutos y ambos equipos estaban cómodos sobre el campo pero sin inquietar a los guardametas, salvo algún remate de N´Zonzi de cabeza o un disparo de Ganso desde la frontal del área que se marchó a la izquierda del arco de Gorka. Por su parte, el Girona tuvo la más clara en la primera parte con un disparo de Granell desde el pico del área, que se fue fuera por muy poco.

Empezaba la segunda parte y todo el mundo podía pensar que el partido de hoy iba a ser aburrido por lo que se vio en la primera mitad pero iba a ser todo lo contrario. Apenas llevábamos dos minutos y Juanpe tuvo la ocasión más clara hasta entonces para el Girona con un disparo fortísimo que se fue ligeramente desviado y que la afición había cantado como gol.
El Sevilla empezaba a despertar y comenzaban a salir los buenos a escena. El partido empezaba a convertirse un poco en ida y vuelta y en una contra, Sarabia mete un pase al espacio de la defensa para que Muriel tuviera el primer mano a mano que paró Iraizoz. Los locales se empezaban a ver envueltos en la presión de los hispalenses y en dos jugadas en la que el árbitro pitó dos faltas, primero Muriel y luego Banega, tuvieron ocasión para hacer el primero con un disparo que repelió Gorka con una estirada y otro que se marchó rozando el palo, respectivamente.

Las llegadas en masa del Sevilla propiciaban espacios en la defensa del Girona y el cambio de Ganso por el Mudo Vázquez en el minuto 63 fue crucial en el partido, pues el futbolista italo-argentino iba a poner al espacio un balón perfecto que dejaba a Muriel solo para hacer el 0-1 en el 69´.

A raíz del gol, el partido iba a dar otro vuelco. Ahora el Girona iba a ser el amo de la pelota llevando al Sevilla a situaciones extremas de incomodidad. El equipo local lo intentaba, con una falta que se marchó por encima de la meta sevillista que pudo ser el empate si no llega a sacar Lenglet bajo palos al remate desde el punto de penalti de Pere Pons. Entrábamos en los cinco últimos minutos y el Girona agotaba sus cambios al igual que el Sevilla, que llegó a jugar con un doble lateral derecho para defender el resultado.

Pero la gloria y la tragedia estaban a punto de llegar, pues en el minuto 90, un balón queda muerto en el área del Sevilla y el mudo Vázquez realiza un despeje contundente que provocó la confusión del árbitro al pensar que le había dado una patada en la cara a Kayode, pitando pues penalti a favor de los locales. Nadie se lo podía creer en las filas del Sevilla que intentaban explicarle al colegiado que el atacante local había fingido una patada en la cara. Granell acataba la responsabilidad de tirar la pena máxima, pero la presión pudo con el propio jugador que acabó fallando el penalti tras golpearlo en el larguero.

Finalizaba así, un partido de infarto para ambos, en el que el Girona mereció quizá algo más y el Sevilla otra vez con muy poco, sale muy bien reforzado con los tres puntos igualando el mejor arranque de su historia.
Con la tecnología de Blogger.