Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Real Sociedad 2-3 Valencia CF: Nadie le tose al Valencia de Marcelino

El equipo che gana en Anoeta tras un gran partido y se mantiene invicto en puestos Champions

Foto vía Twitter Real Sociedad



LaLiga Santander-Jornada 6

Real Sociedad2
Valencia CF3
Ficha técnica
Real Sociedad: Rulli; Oriozola, Elustondo, Zubeldia, Rodrigues; Prieto, Illarramendi, Zurutuza; Oyarzabal, Da Silva (Canales, 72'), Juanmi (Januzaj, 46').

Valencia CF: Jaume; Gayà (Lato, 75'), Paulista, Garay, Vidal; Guedes, Parejo, Kondogbia, Soler (Pereira, 75'); Rodrigo (Mina, 75'), Zaza.

Goles: 0-1 Rodrigo (26'), 1-1 Elustondo (33'), 1-2 Vidal (55'), 2-2 Oyarzabal (59'), 2-3 Zaza (85')

Arbitro: Santiago Jaime Latre, amonestó a Guedes (9'), Rodrigo (27'), Kondogbia (45'), Zubeldia (50'), Gayà (56'), Oyarzabal (77'), Mina (90+2) y Jaume (90+2). Expulsó a Zubeldia (68') y Kondogbia (79')

Incidencias: Estadio de Anoeta con capacidad para 32.076 espectadores.
Partidos de altos vuelos en Anoeta, dos históricos de nuestra liga se daban cita en el que era sin duda el partido de la jornada. Tanto Real Sociedad como Valencia son firmes candidatos para ocupar la zona noble de la tabla, ambos arranques han sido buenos pero cuando Europa es el objetivo, cada punto cuenta, y los tres que hay hoy en juego se iban a vender muy caros.

Una vez echó a rodar el balón comenzaron las hostilidades, no hubo tiempo para tanteos, iban con el puñal entre los dientes y el gol entre ceja y ceja. El esférico circulaba con una velocidad de vértigo, efímeras posesiones dotadas de gran profundidad permitieron que llegaran las primeras ocasiones.

La más clara la tuvo el Valencia con una contra liderada por un Carlos Soler que volvía al campo de su debut, el canterano filtraba el balón a un Zaza que busco a Rodrigo con generosidad pero sin eficacia, si esa pelota hubiera pasado estaríamos hablando ya del primer gol visitante.

El paso de los minutos acabo certificando que el balón iba a ser txuri undi, los locales cuidaban la pelota y la movían de lado a lado sin mucho éxito, el equipo frágil en defensa desapareció con la llegada de Marcelino y hoy el Valencia estaba dejando claro porque lleva tan solo 4 goles en contra.

El Valencia opto por la vía rápida, un contragolpe de manual que se iba a nacer de un saque de banda en campo propio, Gayà asistía a Zaza para que el italiano prolongará el balón hacía un Guedes que cogío la moto, dribla al portero y dejó el balón placido para que Rodrigo marcara a puerta vacía y adelantara a los che; una jugada para mostrar en escuelas.

Pero el gol visitante había llegado de una forma tan rápida como la reacción local, los donostiarra botaban un córner que iba ser rematado por un Elustondo que entró en el área como un tren de mercancías, picó el balón y batió a Jaume, todo esto con Paulista como espectador de gala en una acción que supuso las tablas en el marcador.

Los minutos siguientes fueron un caos, el partido se había roto por completo y se había vuelto un corre calles, todo esto para el espectador imparcial era un regalo, pero para los técnicos era otra historia, ambos se desgañitaban en la banda dando instrucciones a los suyos, gajes del oficio.

La llegada del descanso fue un alivio para ambos entrenadores, la primera mitad había sido un completo no parar, un espectáculo total al que no le falto de nada. El empate seguramente era lo más justo, aunque muchos aún no sabemos como no hubieron más goles, porque ocasiones no faltaron, tal vez los reservaran para el segundo tiempo.

Con los 22 protagonistas de nuevo en el césped volvió la acción a Anoeta y , una vez más, los goles, aunque más que gol fue un golazo. La jugada la protagonizo Nacho Vidal, tras una larga posesión el lateral se hacía con la bola, entraba como un puñal hasta línea de fondo y picaba el balón con una sutil vaselina digna del mejor delantero, todo un gol de killer.

Pero como hemos dicho antes, habian vuelto los goles, en plural, y otra vez para poner el empate; el autor del gol iba a ser Oyarzabal, el joven extremo castigaba a Jaume con un latigazo ajustado al poste imposible para el meta valenciano. El marcador lucia un 2-2 que, viendo el ritmo que tenia el partido, no se podía saber cuando iba a durar.

Por desgracia para el espectador neutral el partido iba a vivir un sobresalto, cerca del minuto 70 Zubeldia asestaba una patada en el rostro de Gayà y veía una amarilla que sumada a otra ,un tanto discutible, suponía la expulsión del joven zaguero que dejaba a su equipo con diez y con tan solo un central puro.

Marcelino vio la ocasión y realizo un triple cambio para dejar claro que iba a por el partido, todo un 'ALL IN' que se podría convertir en un arma de doble filo. Y la realidad es que la jugada no salió del todo bien, diez minutos antes del final Kondogbia enfilaba el túnel de vestuario por otra expulsión rigurosa, igualdad máxima en Anoeta.

Y cuando todo parecía sucumbir al empate aparecía la magia, Paulista se vestía de tiralíneas y mandaba un pase de videojuego para Guedes que, con otro destello de clase, asistía a Zaza para que el ariete pusiera a su equipo por delante y mantuviera su idilio con el gol.

Y no hubo tiempo para más, se puso punto y final a un partido que no dejó indiferente a nadie, un auténtico homenaje al fútbol más puro que solo tuvo un vencedor, el Valencia de Marcelino, los tres puntos ponen rumbo a la capital del Turia tras un encuentro que estuvo empatada hasta en dos ocasiones gracias a una Real que nunca le perdió la cara al partido y peleó hasta el final. Con este marcador el Valencia se mantiene en Europa y la Real sigue con su racha negativa.

Con la tecnología de Blogger.