Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

El día que el Este venció al Oeste

La victoria de la RDA tuvo trascendencia más allá de los terrenos de juego. Nuevo episodio dentro de los conflictos entre ambos bloques

Australia 0-2 RDA

En los años del fútbol total, una Alemania se sobrepuso a la otra. Todo sucedió un 22 de junio de 1974. Nadie esperaba lo que sucedería en el Volksparkstadion en Hamburgo. Todas las miradas apuntaban al país teutón. El destino quiso juntar en un campo de fútbol a dos países políticamente enfrentados desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Sin duda, lo que pasó aquella tarde quedó para la historia.

Alemania Federal (RFA) consiguió sacar los dos puntos en los dos primeros partidos, contra Chile (1-0) y Australia (0-3). La fase de grupos parecía finiquitada con solvencia para un equipo que contaba en sus filas con Beckenbauer, Müller, Breitner o Maier, entre otros. Nada parecía vaticinar lo que terminaría ocurriendo en la última fecha de esta primera ronda. Al otro lado del muro, Alemania Democrática (RDA) asistía a su primera cita mundial desde su aparición. En su primer partido, Curran en propia puerta y Streich, más tarde propiciaron la primera victoria de una Alemania que se permitía soñar con pasar de ronda. El partido contra Chile comenzó con gol de Hoffmann, leyenda del 1.FC Magdeburg campeón de la Recopa ese mismo año. A pesar del gol inicial, Ahumada en el minuto 69 empató el encuentro. Tras los primeros partidos, Alemania Federal lideraba el grupo con los cuatro puntos y Alemania Democrática quedaba segunda con tres puntos. A falta de un partido, la RDA tenía opciones de pasar a la siguiente fase en su primera cita mundial.

El último partido decidiría quien sería el primero del grupo A, a priori Alemania Federal. Para la siguiente fase, los ocho clasificados se verían las caras en dos grupos. El primero de ellos con los primeros del grupo A y C y los segundos del grupo B y D, y el segundo grupo con los contrarios. El azar provocó que se juntasen en el mismo grupo Brasil y Argentina en la siguiente fase. El empate de Holanda ante Suecia ocasionó que la ‘naranja mecánica’ de Cruyff, Neeskens y compañía fuesen al mismo grupo.

Sparwasser define ante la zaga alemana

Las diferencias en cuanto a jugar al fútbol se refiere entre las Alemanias era muy notoria. La RDA salió con su once de gala liderado por Croy, Weise, Hoffmann y Sparwasser, el héroe inesperado. La RFA no reservó a nadie en el banquillo. Era más que un partido. Cuando todos pensaban que el partido, por la escasez de jugadas y por el juego demasiado físico empleado por Alemania Democrática, acabaría en empate, Croy lanzó la contra con un saque con la mano y en tres pases el balón ya se encontraba en la otra área. Sparwasser se deshizo de la defensa con un control con la cabeza y ante la pasividad de la zaga alemana, batió a Maier con la derecha, pasando así a la historia del fútbol y de Alemania Democrática.

Lo que para Alemania Democrática fue un triunfo sobre el enemigo, para Alemania Federal fue un alivio. Evitó cruzarse con la Holanda de Cruyff, la Brasil de Rivelino y la Argentina de Kempes. El delantero alemán habló tras el partido haciendo alusión a la trascendencia que tendría el resultado fuera del fútbol, dijo: “Era golpear al enemigo. Golpear al enemigo donde más le duele. Mucha gente entonces lo veía así. Si en mi lápida pusieran ‘Hamburgo, 1974’, todos sabrían quien yace debajo”. También recibió ofertas del Bayern de Múnich que acabó rechazando. Con el gol de Sparwasser, la ‘otra Alemania’ se consiguió imponer a Alemania Federal en su propia casa, en Hamburgo.

Con la tecnología de Blogger.