Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Manchester United 1-2 Manchester City: Deja Vu en el derbi que hace más líderes a los Citizens

Dos errores del United provocaron un deja vu para el City al conseguir el mismo resultado en Old Trafford la pasada campaña, y que deja encarrilada la Premier para los Skyblue

Foto: Premier League

Premier League-Jornada 16
ManU1
M. City2

Ficha técnica
Manchester United: De Gea; Valencia, Smalling, Rojo (Lindelof, min. 46), Young; Matic, Herrera (Mata, min. 82); Rashford, Lingard (Ibrahimovic, min. 76, Martial; Lukaku.

Manchester City: Ederson; Walker, Kompany (Gundogan, min. 46), Otamendi, Delph; Fernandinho; De Bruyne, Silva; Sterling, Gabriel Jesús (Mangala, min. 59), Sané (Bernardo Silva, min. 88).

Goles: 0-1 David Silva min. 43. 1-1 Rashford min. 45. 1-2 Otamendi min. 54

Árbitro: Oliver M. Amarillas: Walker min. 4. Rojo min. 36. Rashford min. 63. Silva min. 73. Herrera min. 79. Young min. 90.

Incidencias: Etihad Stadium.
Red Devils y Citizens acudían a Old Trafford para disputar el partido más importante del fin de semana en el planeta fútbol que correspondía con la jornada 16 de la Premier League, y que supondría la primera “final” de la temporada en Inglaterra.

Muchos eran los alicientes que rodeaban este derbi de Manchester, ya que primer y segundo clasificado se enfrentaban de forma directa, aunque sin duda, el más relevante, estaba en los banquillos: el siempre “combate del morbo” Mourinho contra Guardiola, o lo que es lo mismo, dos de los mejores y más polémicos entrenadores del siglo XXI frente a frente.

Los locales dirigidos por José Mourinho llegaban al encuentro con el objetivo de  obtener una victoria frente a su máximo rival y líder de la Premier que les acercarse al liderato, reduciendo la distancia de ocho puntos en cinco. Para lograrlo, los Red Devils venían llenos de moral tras cuatro victorias seguidas en la competición liguera con 12 goles a favor; además de haber sellado su clasificación como primero de grupo en la Champions League después de 1 año de ausencia.

Por parte del conjunto Skyblue, comparecía en la cancha de su máximo rival con la condición de invicto y habiendo hecho unos números sin precedentes en Inglaterra, pues el Manchester City ha firmado el mejor arranque en la historia de la Premier League. Además, una victoria en el derbi supondría encarrilar el título de forma prácticamente definitiva ya que, además de los pinchazos de Chelsea, Arsenal y Tottenham, una victoria ante su rival de hoy e inmediato perseguidor significaría dejarle a 11 puntos de distancia.

Con todo ello, ninguno de los dos técnicos se guardaba prácticamente nada. José Mourinho introducía un 11 sin muchas variaciones y con la más que importante ausencia por sanción de Pogba: bajo los palos se situaba De Gea; línea de 4 defensas con Smalling-Rojo de centrales y Valencia-Young de laterales derecho e izquierdo respectivamente; Matic y Ander Herrera formaban el doble pivote con Rasfhord-Lingard-Martial por delante; Lukaku como único delantero. Un 1-4-2-3-1. Por su parte, Guardiola daba continuidad a su 11 de gala con la notoria ausencia del Kun Agüero; Emerson en la portería; Walker lateral derecho, Delph lateral izquierdo y Kompany-Otamendi la pareja de centrales; Fernandinho por delante de la defensa a modo de “stopper; De Bruyne y Silva a modo de interiores con libertad de movimientos para crear el juego; Sterling y Sané dando velocidad por ambas bandas como extremos; Gabriel Jesús como única referencia arriba. Un 1-4-3-3.

Con estos onces comenzaba el derbi macuniano, con un inicio lleno de imprecisiones y tensión, como bien reflejó la tarjeta amarilla que el árbitro enseñó a Walker en el minuto 4 tras una dura entrada de éste sobre Ander Herrera. Poco a poco se dejaron bien las intenciones de cada equipo, los citizens claros dominadores del balón hasta el punto de ver un 26%-74% de posesión, y los Red Devils aguantando atrás para salir a la contra con balones continuos en largo para que Lukaku pugnase por ganarlos; sin embargo, ese dominio con el balón del City no se traducía en ocasiones, apenas dos se contabilizaron, una de ellas con una gran intervención de De Gea a disparo de Sané. La primera parte continuaba transcurriendo sin ocasiones y con el tremendo susto del choque cabeza con cabeza de Rojo y Silva por la que el argentino vio la tarjeta amarilla, hasta que en el minuto 42, en un córner, David Silva empujaba a la red un balón que Otamendi había ganado claramente a Lukaku por arriba, sin que De Gea pudiera hacer nada ante el remate desde el área pequeña del centrocampista canario.

Lejos de mermar la moral del United por el minuto en el que fue el gol, los de José Mourinho salieron al ataque y cuando ya agonizaba el encuentro, en el minuto 47, un centro al área desde el flanco izquierdo aparentemente fácil para la defensa Skyblue que, sin embargo, no logra despejar cae sobre Rashford que, sólo, engaña a Ederson y se ponía el 1-1 en el marcador.

Con empate terminaba la primera parte y la sensación de resultado justo pero con más goles que ocasiones para ambos conjuntos.

La segunda parte comenzaba igual que la anterior, el City haciéndose fuerte con el balón y el United aguantando atrás para aprovechar las contras y con las incorporaciones de Lindelof por Rojo por lesión de este último, y de Gundogan por Kompany pasando Fernandinho al eje de la defensa. En el minuto 53, de nuevo a balón parado, hacia el City el segundo gol, esta vez Otamendi tras un nuevo error de Lukaku al defender pues tras su despeje el balón rebotó en un compañero suyo y Otamendi sólo en el área pequeña batió a De Gea.

Tras el gol, Guardiola quiso amarrar el resultado y quitó a Gabriel Jesús para meter a Mangala y devolver a Fernandinho al medio. El partido se llenó de faltas y Mourinho, tarde, cambió a Ander Herrera por Mata y Lingard por Ibrahimovic para buscar el empate; oportunidad que tuvo el United tras una doble ocasión de Lukaku y Mata que resolvió bien Ederson.

El partido terminaba y un United volcado arriba dejó espacios para que el City generara ocasiones y sentenciara el partido, sin embargo los Skyblue no lo consiguieron.

Con ello se llegaba a un final del partido que encarriló la Premier para el City y dejaba al United más en la lucha por la Champions que por la liga

Con la tecnología de Blogger.