Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Real Sociedad 3-1 Sevilla FC: La gran noche de Carlos Vela

El mexicano se despide del equipo donostiarra con gol y victoria ante un Sevilla que no encuentra el rumbo

Foto: Real Sociedad

LaLiga Santader-Jornada 17

Real Sociedad3
Sevilla1
Ficha técnica
Real Sociedad: Rulli; Odriozola, Llorente, Navas, Iñigo Martínez; Illarramendi, Zurutuza (Zubeldia, m. 74), Xabi Prieto; Canales (Vela, m. 77), Januzaj (Oyarzabal, m. 59) y Willian José.

Sevilla: Corchia (Nolito, m. 81), Geis, Kjaer, Escudero; Pizarro, Banega, Ganso (Vázquez, m. 63), Krohn Dehli, Ben Yedder (Muriel, m. 81) y Sarabia.

Goles: 1-0: Iñigo Martínez (m. 16). 1-1: Ben Yedder (m. 44). 2-1: Zubeldia (m. 75). 3-1: Vela (m. 90)

Árbitro: Hernández Hernández. Amarillas a Navas, Ben Yedder, Pizarro, Corchia, Vázquez, Kjaer

Incidencias: Anoeta. (17.205 espectadores).
Paradojas del fútbol: ha cerrado el año en Anoeta el mismo partido con el que comenzó 2017, pero con resultado dispar y con ambiente especial por ser el último encuentro del extranjero que más partidos ha jugado en la Real tras Darko Kovacevic, como es Carlos Vela.

Las incógnitas sobrevolaban los dos conjuntos antes de comenzar el encuentro por las dinámicas negativas en ambos equipos (más si cabe en los donostiarras). Eusebio y el Toto Berizzo estaban cautelosos y expectantes antes del choque según las declaraciones de ambos los días anteriores. Los sevillistas, además, con muchas bajas en defensa. En la Real, lo más destacable fue la presencia de Canales en el once y la posición de Iñigo Martínez en el flanco izquierdo de la defensa ante la ausencia de los dos laterales zurdos, Rodrigues y Alberto de la Bella. 

Tras un comienzo de tanteo entre los dos conjuntos, la Real, fiel a su estilo, se hizo con el mando de las operaciones: las galopadas de Odriozola, el desborde de Januzaj (pecando en ocasiones de individualista el belga), la contención y el criterio de Zurutuza e Illarra, la movilidad de Sergio Canales...se empezaba a crear el caldo de cultivo necesario para que los donostiarras fructificaran su dominio reflejándolo en el marcador. Y así fue: en el minuto 18,  tras un corner botado por Canales, el posterior rechace de la zaga hizo que se pusiera en funcionamiento la factoría de Zubieta: centro de Illarra y cabezazo de Iñigo Martínez. Felicidad en las gradas. La Real se ponía en franquía en el encuentro.

Tras el gol, el cuadro donostiarra continuó a lo suyo, mientras que el equipo hispalense lo intentaba sin mucha fe. Los txuriurdin lo intentaban con disparos lejanos (Canales y Janujaz) y continuaban con el dominio del balón. Y en el minuto 39, amarilla para Ben Yedder, algo que puede parecer intrascendente pero que cobra sentido cuando un minuto después el francés pudo recibir la segunda amarilla por un manotazo a Illarra. Y cobró más trascendencia todavía cuando en el minuto 44 el propio Ben Yedder recibe un pase de Krohn-Dehli , recorta por dos veces a Llorente y bate a Rulli por debajo de las piernas. Jarro de agua fría para la parroquia donostiarra y tal vez excesivo premio para los sevillistas tras lo visto en los primeros cuarenta y cinco minutos.  

Tras el receso, el Sevilla buscó dar un paso al frente para dificultar el juego de los blanquiazules. Ademas, a la Real se le dificultó el partido cuando Janujaz se lesionó en una arrancada y fue sustituido por Oyarzabal, que hoy comenzó en le banquillo. El encuentro entró en fase anodina, sin que ninguno de los dos conjuntos encontraran la llave para abrir brecha. Tal vez el hoy equipo vestido de  rojo comenzó a tener más criterio en el ecuador del segundo tiempo. Eusebio reaccionó poniendo en liza a Zubeldia para contener el centro del campo de los de Nervión, pero fue salir al terreno de juego el canterano y ser profeta en su tierra, ya que batió a Soria en el primer balón que tocó en un pase de Oyarzabal. Y el entusiasmo llegó dos minutos después con la entrada de Carlos Vela, que vestía de blanquiazul por última vez en su carrera. Berizzo reaccionó con Muriel y Nolito al césped para quemar las naves, y los nervionenses comenzaron a poner cerco al marco de Rulli, pero la precipitación hizo acto de presencia y los ataques sevillistas morían en la orilla. Pero en una contra donostiarra, llegó el paroxismo: en el minuto 90, centro de Iñigo desde la izquierda y Vela emboca el balón en la portería de Soria. Y Anoeta se vino abajo. El ídolo blanquiazul se despedía con gol, el momento soñado. Y ahí se acabó el partido. Solamente faltaba que el colegiado pitara el final para que el recinto donostiarra despidiera al de Cancún como merecía tras estos seis años y medio. Felicidad completa. Y fin de año. A esperar la vuelta a LaLiga en el próximo 2018. 


Con la tecnología de Blogger.