Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Los Spurs toman Brooklyn en un partido muy ajustado (100-95)

San Antonio llegó a tener una ventaja holgada, pero acabó sufriendo en los últimos minutos de un partido lleno de triples

Foto: Sport

Los Spurs visitaron anoche el Barclays Center de Brooklyn, un pabellón que no suele ser cómodo para los rivales de los Nets.

Primeros minutos de juego muy igualados, con Pau Gasol monopolizando el ataque de los Spurs y DeMarre Carroll dando la réplica local desde la línea de tres puntos. Un lanzamiento triple de Crabbe dio una ventaja de ocho puntos a los Nets, pero los hombres de banquillo de San Antonio supieron frenar la hemorragia y remontar el marcador. Liderados por un acertado Patty Mills (25 puntos, 7 de 8 en triples), lograron llegar con ventaja al final del primer cuarto: 31 a 26.

El segundo período siguió con una tónica general de igualdad: los Nets ajustaron en resultado y llegaron a adelantarse tras unos tiros libres de Carroll. Tuvo que ser de nuevo la estelar aparición de Mills desde el triple, bien acompañado por Aldridge (34 puntos, 8 rebotes), la que catapultara a los Spurs para llegar al descanso con ventaja: 51 a 46, los mismos cinco puntos que en el primer cuarto.


Fue en la segunda mitad cuando el partido se rompió: a San Antonio le entraron prácticamente todos los lanzamientos, y después de dos triples de Gasol (13 puntos, 12 rebotes, 7 asistencias) y Green, se pusieron quince puntos arriba. Intentaron reaccionar los locales, pero LaMarcus Aldridge estuvo en todas las jugadas, en ataque y en defensa, y evitó cualquier conato de remontada. Solo LeVert abrió unas mínimas esperanzas para Brooklyn al final de un tercer cuarto que acabó con 76 a 64.

Los Nets soñaron con la remontada: pese a que Mills siguió acertado, Joe Harris y Allen Crabbe sumaron cuatro triples consecutivos y dejaron la desventaja en cuatro puntos (83-79). El final del encuentro fue largo, Harris tuvo la oportunidad de empatar el partido pero falló el triple en el momento menos oportuno. El acierto de los Spurs desde los tiros libres cortó las alas de Brooklyn, que acabó perdiendo el partido por 100 a 95.  

Los Spurs siguen terceros en el Oeste, perseguidos muy de cerca por Minnesota.

Con la tecnología de Blogger.