Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Liverpool 4-0 Barcelona: El Barça arde en Anfield

El Barça escribe una de las páginas más negras de su historia en Anfield tras caer 4-0 ante un Liverpool que fue superior al equipo de Valverde

Foto. FC Barcelona


UCL-Semifinales (Vuelta)

Liverpool4
Barcelona0
Ficha técnica
Liverpool: Allison, Robertson (Wijnaldum, 46'), Van Dijk, Matip, Alexander-Arnold, Fabinho, Henderson, Milner, Mané, Shaqiri (Sturridge, 90') y Origi (Gomez, 85').

Barcelona: Ter Stegen, Jordi Alba, Lenglet, Piqué, Sergi Roberto, Busquets, Vidal (Arthur, 75'), Rakitic (Malcom, 80'), Coutinho (Semedo, 60'), Messi y Suárez.

Goles: 1-0, 7' Origi; 2-0, 54' Wijnaldum; 3-0, 56' Wijnaldum; 4-0, 79' Origi.

Árbitro: Cüneyt Çakir (Turquía). Amonestó a Fabinho (11'), Busquets (45'), Rakitic (53'), Matip (66'), Semedo (75').

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de las semifinales de la Champions League disputado en Anfield (Liverpool, Inglaterra) ante 54.000 espectadores.
Anfield fue una olla a presión y el Barça ardió en ella. Un año más, el sueño de Europa se evaporó de la manera más cruel posible. El escenario fatídico de Roma resurgió en el día de la marmota de un inclasable elenco de Ernesto Valverde que, sin rumbo, no encuentra respuestas a otra debacle sin precedentes. Esta vez, tomando forma de drama inglés, la tragedia fue mucho mayor, a sabiendas de lo sucedido un año atrás.

El fútbol no conoce de imposibles, y el Liverpool de Jurgen Klopp lo volvió a demostrar recurriendo a la épica para levantar un 3 a 0 que le dejaba hundido desde antes del pitido inicial, más aún al no contar sin sus estandartes en las que se dipositaban las esperanzas liverpulianas. El fútbol no entiende tampoco de lógica o cualquier término que se aproxime a ella, y sin Mohamed Salah, Roberto Firmino o Naby Keita, el Liverpool lo dejó bien claro.

En Barcelona, el temible Leo Messi lideró las opciones azulgranas noqueando una soberbia actuación del conjunto aúpando a los suyos hacia esa copa linda. Una copa que se le difuminó por completo al astro argentino nada más saltar a las calderas de Anfield Road. La asfixiante presión vista en la ida por parte de los de Jurgen Klopp se confabuló a las mil maravillas con el ardor de su gente para encaminar en los primeros minutos lo que parecía imposible. Origi mordió primero para dejar marca en un debilitado conjunto barcelonista que no se encontró a si mismo desde que pisara el campo de batalla. 

Un campo que no tuvo batalla alguna, salvo por la tardía reacción de los azulgrana que sembraban alguna esperanza antes de marchar al descanso. Trataron los de Valverde de dormir el partido y encontrar la espalda rival con las constantes subidas de un Jordi Alba errático atrás pero que se configuraba como única opción en punta de los culés. El lateral, junto a su fiel justiciero Messi fueron las únicas señas de un Barça al que le pesa la presión por enamorar con el estilo, pero que aspira sólo a combinaciones estériles. Un Alisson seguro bajo palos dejó en nada las intentonas visitantes para invitar a soñar con la gesta en la segunda mitad.

Un guión calcado al del comienzo del choque impulsó al Liverpool a conseguir la gesta que le lleva a su segunda final consecutiva en una renaudación que fue un monólogo de los de Klopp. Abdicó desde el primer minuto Valverde, mostrando un rostro abatido desde el área técnica. Con Sadio Mané catapultando a los suyos, Anfield vio como su armada salía en tromba a por el milagro, ganando todos los duelos y balones en cada jugada. Se tornó el choque en un duelo frenético, en el que el Barça trataba de apagar el fuego y el Liverpool de avivarlo. Y el fuego prendió. Un doblete de Wijnaldum y un segundo tanto de Origi mostraban las carencias de un Barça que naufragaba en mares británicos. El cuarto gol lo dice todo. Contemplativos, Piqué y Marc André Ter Stegen no hacen nada para evitar el remate del oportunista centrocampista belga, que culminaba la machada de los de Klopp. Una proeza que privaba un año más al Barça de ese copa linda tan deseada por Messi y los suyos, y que queda en un mero espejismo para el culé.

Con la tecnología de Blogger.