Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

RCD Espanyol 2-0 Valencia CF: El Espanyol recuerda los fantasmas pasados del Valencia

Un gol de falta directa rearbitrada por el VAR desencadena cinco minutos trágicos para el Valencia y mágicos para el Espanyol

Foto vía Twitter RCD Espanyol

LaLiga Santander-Jornada 2

Espanyol2
Valencia0
Ficha técnica
RCD Espanyol: Diego López; Javi López, David López, Hermoso, Didac; Granero (Victor Sánchez, 80'), Roca, Darder; Baptistao (Piatti, 76') Borja Iglesias y Sergio García (Pérez, 71').

Valencia CF: Neto; Piccini, Paulista, Diakhaby, Gayà; Soler, Parejo, Kondogbia, Wass (Cheryshev, 67'); Mina (Gameiro, 64') y Rodrigo (Batshuayi, 73').

Goles: 1-0 Granero (63') y 2-0 Borja Iglesias (69')

Arbitro: Del Cerro Grande, amonestó a Diakhaby (30') y Hermoso (48')

Incidencias: Partido disputado en el estadio de RCDE Stadium con capacidad para 40.500 espectadores.
Espanyol y Valencia iniciaban su segundo día de clase con los mismos puntos en sus respectivos casilleros tras los empates cosechados la jornada anterior frente a Celta y Atlético de Madrid. Los pericos salían a escena frente a su afición por primera vez en la temporada con el objetivo de llevarse los tres puntos ante un Valencia que parece mantener las buenas sensaciones del curso pasado.

Los entrenadores no se calentaron mucho la cabeza y alinearon onces muy similares a los de sus estrenos ligueros, tan solo tres caras nuevas, una de ellas Diakhaby, que sustituía a un Garay lesionado. Por lo demás Marcelino sacaba su once más habitual, aún sin Guedes y Rubi metía novedades tanto en medio como en ataque.

Con el balón ya en movimiento ambos equipos se dieron unos minutos de cortesía, firmando un pacto de no agresión para ver las intenciones de cada uno; un inicio donde los dos buscaron hacerse con el balón, intentos de posesiones más bien horizontales y sin correr demasiados riesgos que servían para madurar el encuentro.

El primer acercamiento se lo tenemos que apuntar a Rodrigo, el ariete remataba un centro sin demasiada fuerza que no inquieto a Diego Lopez, comenzaban las hostilidades. Momentos después y gracias a una presión alta que permitía al Valencia robar cerca de la portería perica llegó la segunda ocasión, otro remate del hispano brasileño que puso en problemas al guardameta.

Aún tenía que sumarse a la fiesta uno de los protagonistas de la presente campaña: el VAR, Santi Mina pedía penalti por unas manos que Del Cerro Grande no consideró suficientes como para señalar la pena máxima, esta no sería la última vez en la que interviniese el vídeo arbitraje.

Según transcurría el tiempo el Valencia iba ganando presencia en el partido, los de la capital del Turía ganaron en verticalidad con las continuas cabalgadas de sus laterales, tanto Gayà como Piccini no perdían la oportunidad de proyectarse en el ataque, con poco éxito. Si se tratara de un combate de boxeo el Valencia se haría con la victoria por puntos.

Pero por mucho que nos empeñemos en el fútbol no gana el que mejor este jugando, gana el que marca más goles, y el aviso más serio lo firmo el Espanyol de la mano de Sergio García y Borja Iglesias, el primero con cabezazo certero al larguero, y el segundo por rematar el posterior rechace para que Neto tuviera que volar y salvar a su equipo.

Fue la última escena de la primera parte que dejaba a un Valencia con un cierto dominio en el juego pero sin la capacidad de traducirlo en ocasiones, algo totalmente opuesto al juego de un Espanyol que, bien replegado, intentó aprovechar cada ocasión que tuvo, al fin de los 45 minutos, empate sin goles.

La reanudación del partido cambio por completo el panorama, a pesar de un arranque con alternativas el gato se lo acabarían por llevar al agua los locales, tras un falta rearbitrada por el VAR por unas manos que dan lugar a interpretaciones, Granero lanzaba a la escuadra para que el balón botara justo detrás de la línea, el arbitro consultaba a la tecnología y daba el gol por valido, se acabaron los goles fantasma.

En ese momento el Valencia desapareció, y pocos minutos después, tras un despropósito en defensa de Piccini, Borja Iglesias cazaba el segundo tanto anticipándose a la defensa y remachando el despeje forzado de Neto, en cuestión de cinco minutos el Espanyol había mandado a la lona a los che.

Los últimos 20 minutos solo sirvieron para que el Valencia se terminara de desesperar chocando una y otra vez con un muro blanquiazul que, una vez hechos los deberes, se dedicó a defender el resultado con uñas y dientes. Los tres puntos no se iban a mover de Cornellá

Del Cerro Grande pitó el final y el Espanyol se quedó con un botín que valía su peso en oro, después de tumbar de forma contundente a un Valencia que vio como en cuestión de cinco minutos sus posibilidades de ganar el partido se esfumaban para concretar el primer tropiezo de la temporada.

Con la tecnología de Blogger.