Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Numancia 1-1 Osasuna: Roberto Torres rescata un punto de Los Pajaritos en el 93'

Osasuna iguala el gol de Diamanka en el último minuto de la prolongación y evita la tercera victoria consecutiva del Numancia en casa

Los jugadores de Osasuna celebran el tanto del empate ante el Numancia | Miguel Osés


LaLiga 1|2|3-Jornada 26

Numancia1
Osasuna1
Ficha técnica
Numancia: Juan Carlos; Nacho, Atienza, Derik (Carlos Gutiérrez, min. 55), Ganea; Diamanka (Kako, min. 82), Escassi, Gus Ledes; Yeboah, Guillermo (Higinio, min. 70), Fran Villalba. 

Osasuna: Rubén; Nacho Vidal, David García, Unai García, C. Clerc; Oier, Fran Mérida (Íñigo Pérez, min. 76); Rober Ibáñez (Kike Barja, min. 62), R. Torres, Brandon (Xisco, min. 67); Juan Villar.

Goles: 1-0: (m.21): Diamanka. 1-1: (m.90+3): R. Torres. 

Árbitro: Figueroa Vázquez (Comité andaluz). Enseñó cartulina amarilla a los locales Diamanka, Derik y Yeboah; y a los visitantes Clerc, Rober Ibáñez y Juan Villar. Expulsó al local Atienza por doble cartulina amarilla. 

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima sexta jornada de laLiga 123. 6.024 espectadores en Los Pajaritos, cerca de 2.000 de ellos osasunistas. 
Roberto Torres apareció en la última jugada del encuentro para que Osasuna consiguiera empatar cuando los numantinos empezaban a celebrar el tercer triunfo consecutivo en su feudo. Sin la lucidez que exhibieron en la victoria ante el Sporting en el Molinón, los navarros sumaron un punto en su visita a Los Pajaritos que no les alcanza para relevar al Albacete al frente de la tabla

El Numancia prometió ponerle las cosas muy difíciles a Arrasate en su regreso a Soria muy pronto. Superado el ecuador del primer acto, Diamanka se encargó de rebajar de un plumazo la euforia visitante. De nada sirvió que Rubén detuviera su primer intento porque el rechazo también lo cazó el senegalés para conseguir el primero de la tarde con un derechazo inapelable. La fiesta de los cerca de dos mil aficionados de Osasuna que acudieron a Soria para arropar a los suyos, y que convirtieron los prolegómenos del encuentro en una celebración con tintes sanfermineros, no resurgiría hasta que Torres se asomó al área rival en el último suspiro. 

Replicó con insistencia tras el gol local el cuadro pamplonés que acarició el empate en la recta final del primer acto cuando la zaga soriana tuvo que sacar bajo palos un testarazo de Juan Villar, omnipresente en la punta de ataque. El delantero andaluz fue el elegido para sustituir al lesionado Rubén García. Y no defraudó. Aparecía en cuanto el balón parecía acercarse a las inmediaciones del área numantina para tratar de culminar las ofensivas navarras. A Osasuna solo le faltaba acierto en el remate. Alcanzada la media hora de juego, Roberto Torres se atrevió a discutirle el protagonismo ofensivo probando fortuna con un disparo que se estrelló en la cepa del poste. 

Arrasate pedía a sus jugadores un punto de pausa para que el partido no se convirtiera en un correcalles, pero ambos equipos disfrutaban alternándose la iniciativa con la inamovible ambición de ser protagonistas. En el ida y vuelta frenético de la primera mitad estimulado por el tanto local, Diamanka apareció de nuevo. Esta vez, sin embargo, no estuvo tan afortunado y desperdició un buen centro de Fran Villalba dejando escapar una buena opción para poner tierra de por medio en el marcador. 

Bien armado en defensa, el Numancia defendía la ventaja ante un Osasuna que iba perdiendo fuelle a medida que pasaban los minutos. Atropellado y sin ideas en la creación, Osasuna apenas incomodó a su rival en el segundo tiempo. Muy lejos del buen fútbol que les ha aupado hasta los puestos de privilegio de la categoría, los de Arrasate trataban de acercarse a golpe de individualidades que el Numancia desactivaba al instante. Xisco y Kike Barja salieron desde el banquillo para revitalizar al equipo, pero se contagiaron de inmediato de la imprecisión de sus compañeros. 

Solo el empeño de Roberto Torres salvó una segunda mitad paupérrima de los navarros y permitió a los aficionados visitantes retomar la fiesta que durante toda la mañana llenó de júbilo las calles de Soria. El de Arre recogió sigilosamente un balón en el borde del área y ejecutó un tiro cruzado que sorprendió a Juan Carlos. No se lo podían creer los pupilos de López Garai, que no mataron el partido al contragolpe y se tuvieron que conformar con un punto después del cruel desenlace. Los pamploneses se mantienen en la pelea, pero el empate no les sirve para conquistar el liderato. El Albacete seguirá liderando una semana más la Segunda División.

Con la tecnología de Blogger.