Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Villarreal CF 2-2 RCD Espanyol: Punto de confianza

Un golazo de Rosales rescata un milagroso empate en un nuevo mal partido del Espanyol

Fuente: Twitter RCD Espanyol

LaLiga Santander-Jornada 23

Villarreal2
Espanyol2
Ficha técnica
Villarreal: Sergio Asenjo, Miguelón (Mario Gaspar, m.87), Bonera, Álvaro, Funes Mori, Pedraza, Iborra, Fornals (Chukwueze, m.83), Cazorla, Toko Ekambi (Bacca, m.74) y Gerard Moreno.

Espanyol: Diego López, Rosales, David López, Mario Hermoso, Dídac Vila (Wu Lei, m.), Víctor Sánchez (Melendo, m.46), Darder, Granero, Sergio García (Facu Ferreyra, m.70), Piatti y Borja Iglesias .

Goles1-0, m.37: Iborra, 2-0, m.65: Cazorla, de penalti. 2-1, m.75: Bonera, en propia portería. 2-2, m.80: Rosales.

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Mostró tarjeta amarilla a los locales Bonera, Fornals, Funes Mori e Iborra y a los visitantes Víctor Sánchez, Didac Vila, Mario Hermoso y Rosales.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 22 de LaLiga Santander disputado en el estadio de La Cerámica ante 15.476 espectadores.
Un autogol de Bonera y una genialidad del venezolano permiten frenar la sangría blanquiazul de resultados ante un Villarreal que mereció mucho más que el punto conseguido. 


A estas alturas de la competición y a falta ya de 16 jornadas para el final, los equipos se enfrentan al momento decisivo: el de pelear y certificar los objetivos de la temporada. Sin embargo, éstos no son los que Villarreal y Espanyol tenían en mente a mediados de julio; tanto groguets como pericos soñaban con una clasificación europea para la 19/20. Pero la realidad es que ambos están situados en la zona baja de la clasificación, en descenso los locales y los catalanes muy cerca de él.

Otra situación atípica en la actualidad del equipo castellonense ha sido el retorno de Javi Calleja, tras la destitución intersemanal de Luis García Plaza como técnico. Y digo lo de atípica porque el madrileño vuelve apenas 2 meses después de ser despedido (el último encuentro que dirigió fue el 8 de diciembre en la derrota 2-3 ante el Celta). No es la primera vez en la que se recurre a Calleja como salvavidas del Villarreal, ya que llegó a los banquillos de LaLiga Santander iniciada la temporada pasada como recambio de Fran Escribá. Con su llegada, el equipo revirtió su irregular arranque consiguiendo 13 de los primeros 15 puntos en juego; la historia terminó con la clasificación para la presente edición de la Europa League, en la que espera el Sporting de Portugal en 16vos. Sin embargo, el presente reto es mayúsculo y si lo resuelve con éxito puede tener el premio de la continuidad. Para tal propósito, tiene la ventaja de llevar los deberes hechos de casa y ser consciente de los problemas del equipo en aras de terminar con alegría una temporada para olvidar. Consciente de ello, el entrenador optó por un once inicial revolucionario: tres centrales (Funes Mori, Bonera y Álvaro) para intentar parar la sangría de goles encajados, refuerzo en el centro del campo, con Cazorla como pivote y Fornals junto a Iborra como canalizadores de juego y velocidad por las alas con Pedraza y el joven Miguelón. Asimismo, en su regreso a los banquillos Javi Calleja también apostó por la dupla Gerard-Ekambi, dejando así fuera de la titularidad al cafetero Carlos Bacca, en linea con su predecesor en el cargo.

Un entrenador que entra y otro en la cuerda floja. Los halagos del primer tercio de Liga se han tornado para Rubi en críticas de todo tipo y la situación del míster espanyolista se complica semana tras semana. Y es que el partido de este domingo se volvía como el primer match-ball para el de Vilassar de Mar, después de ver truncado el sueño de la clasificación para las semifinales de Copa. Pero no todo iban a ser malas noticias: la cara positiva de la semana y del partido fue el retorno del capitán David López al centro de la zaga. Dos semanas después, el catalán volvía a las órdenes del técnico para formar dupla con Mario Hermoso; quienes no pudieron poner su granito de arena fue Marc Roca, sancionado, ni Naldo, Hernán y Óscar Duarte, que siguen recuperándose de sus respectivas lesiones.

Los dos conjuntos saltaron al césped del estadio de La Cerámica conscientes de su situación actual y así lo hicieron evidente en la primera parte. Los locales, tranquilos con la posesión de la pelota y aprovechando las innumerables pérdidas  de los centrocampistas espanyolistas; por su parte, los catalanes se mostraron enormemente imprecisos en la circulación del esférico y también en defensa, una auténtica autopista para los atacantes sobretodo por la banda derecha de Rosales. El apartado ofensivo del Espanyol en los primeros 45 se resume en 0 remates totales, unos números que presagiaban lo que sucedería a posteriori: el gol de Vicente Iborra en el 37'. El centrocampista aprovecha un balón al larguero de Gerard y remacha a placer delante de los ojos de la defensa visitante. 

El tiempo de asueto sirvió de poco en los jugadores espanyolistas, quienes salieron con mucho ímpetu buscando el empate. Cual refresco de cola después de ser agitado, así se podría ejemplificar el primer cuarto de hora del conjunto de Rubi, sobretodo cuando vio que el marcador se ampliaba en el min 65 con el gol de penalti de Santi Cazorla. Una pena máxima decretada por el colegiado por agarrón de Hermoso sobre Toko Ekambi dentro del área. Con el 2-0 todo parecía perdido pero la entrada de Melendo por Víctor Sánchez en el centro del campo dio otro aire al juego visitante, que ansiaba recortar distancias lo antes posible. Y lo consiguió de la manera menos pensada, a falta de 14 minutos para el final: la falta lanzada por Granero no consigue blocarla Asenjo y el central italiano Bonera se introduce la pelota en su marco al intentar sacarla del área. Un golpe duro en el ánimo del Submarino amarillo, que se vio en la necesidad de acularse para intentar defender unos 3 puntos que se acabaron esfumando gracias a la genialidad del protagonista inesperado del mediodía, Roberto Rosales, que envía a la escuadra un balón con efecto desde el vértice derecho en una gran combinación con Melendo. Milagro conseguido y con la entrada al campo de los refuerzos Wu Lei y el "Chuky" Ferreyra el Espanyol pudo dar la vuelta al resultado en el descuento en una gran ocasión de Borja Iglesias.

Resultado positivo para los intereses espanyolistas y para la mentalidad de los suyos, los cuales ya pueden empezar a velar armas para su próximo reto: derrotar a otro rival directo por la permanencia, el Rayo Vallecano, el próximo sábado en el RCDE Stadium.

Con la tecnología de Blogger.