Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Harden lidera a unos Rockets imparables (119-108)

Séptimo triple-doble y noveno partido de 50 puntos o más en esta temporada para Harden, sin duda uno de los favoritos en la carrera por el MVP

Foto: NBA
La monstruosa temporada de James Harden hace soñar a unos Rockets que van como un “cohete” hacia los Playoffs. Muchos ya los consideran los grandes aspirantes a destronar a los Warriors en el Oeste. A su enorme cantidad de recursos ofensivos están sumando, en esta última parte de la temporada regular, un nivel defensivo impresionante, que los coloca como la segunda mejor defensa de la liga. Los Kings, ya sin opciones de meterse en Playoffs, cuajaron un buen partido, aunque no fue suficiente ante la enésima barbaridad de “La Barba”.

El partido comenzó espeso, con bastantes errores en ambos lados de la pista. Harden entró enchufado en el encuentro, con cinco puntos en las primeras jugadas, mientras que Capela demostró en todo momento, de principio a fin, que no hay muchos pívots en la NBA capaces de detenerle en la pintura. De hecho, fue el segundo mejor jugador del encuentro con 24 puntos y 15 rebotes. En el otro lado, De’Aaron Fox dirigía los ataques de su equipo y Buddy Hield demostró por qué es el máximo anotador de triples histórico de los Kings en una temporada. Tenía la mano caliente y anotó tres de sus cuatro primeros intentos desde el perímetro, aunque serían los únicos que conseguiría en todo el encuentro.

El segundo cuarto comenzó de forma espectacular. Bogdan Bogdanovic, máximo anotador de su equipo saliendo desde el banquillo, enchufó tres triples seguidos que pusieron tierra de por medio en el marcador. Sin embargo, la buena mano de Eric Gordon respondió con dos triples en el otro lado para evitar la sangría. Antes del descanso, Harden ya había superado los 30 puntos y Capela estaba aplastando a Cauley-Stein y a Marvin Bagley III en la zona. Otra de las claves de la ventaja de los texanos fue la enorme diferencia en cuanto a caudal de visitas a la línea de tiros libres. Harden, al que siempre se le restan méritos por su número de puntos desde la línea, intentó y anotó más lanzamientos (17/18) que todo el equipo rival junto (9/15).

El inicio de la segunda mitad trajo consigo un aumento de ritmo considerable, con un alto nivel de anotación en los primeros minutos. Chris Paul, que hasta el momento no había participado demasiado, comenzó a entrar en el partido y su anotación se fue hasta los 22 puntos. El mejor momento de Paul coincidió con un bajón momentáneo de Harden, que abusó del triple a pesar de no estar demasiado acertado. Por parte de Sacramento, Marvin Bagley también se unió a la fiesta y empezó a demostrar sus buenos movimientos en el poste combinados con algún tiro de media distancia. Esto propició que los visitantes llegasen con ventaja al último cuarto.

Esa ventaja pronto se diluyó como un azucarillo en el café. Los Rockets no necesitaron siquiera un buen partido de sus “sextos hombres”, Danuel House Jr y Austin Rivers, para darle la vuelta al marcador. Paul, Capela y luego Harden terminaron con las esperanzas de los Kings. Houston está demostrando ser uno de los equipos más en forma de la liga en un momento crucial de la temporada. Si sus estrellas mantienen este nivel de anotación, siguen siendo uno de los mejores equipos defensivos de la NBA y no tienen lesiones podrán competir con cualquiera en Playoffs y, quién sabe, quizás puedan ser los encargados de romper la hegemonía de los Golden State Warriors. Lo que está claro de momento es que James Harden está haciendo méritos de sobra para llevarse un “back to back” MVP.

Con la tecnología de Blogger.