Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Granada Leganés Levante Mallorca Osasuna Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

El Zaragoza cierra el mercado con 24 jugadores sin dar salida a Pombo

El club no ha podido redondear un bloque que lleva dos meses trabajando junto y que está capacitado para pelear por el ascenso

El club ha logrado cambiar la fisionomía del equipo y lograr un plantel más físico, fuerte e intenso


Punto y final al mercado estival con uno de los agostos más tranquilos que se recuerdan en el Real Zaragoza. El club blanquillo afrontará el séptimo año en Segunda con una renovada plantilla de 24 jugadores, liderada por el fichaje estelar de Shinji Kagawa, y entre los que se incluye un Jorge Pombo que no ha encontrado un acomodo que satisfaga sus intereses. 

Una plantilla larga que, salvo Kagawa, lleva armándose y trabajando junta desde el primer día de pretemporada, y que cambia por completo la fisionomía del equipo, logrando un Real Zaragoza más físico, más fuerte y más intenso. Todo ello empezando por una defensa que ha ganado en centímetros y en fortaleza, con las llegadas en propiedad de Carlos Vigaray, que en apenas dos meses ha demostrado un nivel por encima de Segunda División, y “Pichu” Atienza, líder indiscutible de la defensa. A ellos se les suman los regresos de Simone Grippo y Enrique Clemente, recuperados de sus lesiones de ligamento cruzado. 

En el centro del campo hay pocas variaciones. De hecho, las principales novedades son las recuperaciones de Íñigo Eguaras y Raúl Guti, así como la continuidad de James Igbekeme. A ellos les acompaña un Javi Ros que ha arrancado la temporada con galones de capitán, y un Zapater que tendrá que esperar unos meses para recuperarse de una lesión. La incorporación es el guineano Fede Bikoro, que no ha entrado en las convocatorias de las tres primeras jornadas de liga. 

Más adelante, en la zona de tres cuartos de campo, aparece la gran incorporación del verano. Shinji Kagawa aterrizaba en La Romareda con más de 7.000 personas esperándole en las gradas del Municipal en un caluroso mediodía de agosto. Ocupaba así la baja de Pep Biel, uno de los grandes pilares para Víctor Fernández, pero que debía de salir al Copenhague para aliviar los problemas de caja del club. 

En esa línea de mediapuntas también aparece Álex Blanco, cedido desde el Valencia para reforzar el extremo zurdo, además del georgiano Papunashvili y un Alberto Soro que protagonizó otro duro capítulo este verano. El Real Madrid abordaba su fichaje, aunque el club logró mantenerle un año más en el plantel blanquillo. 

Otra renovación completa se encuentra en la delantera, dejando atrás las aventuras de Marc Gual y Álvaro Vázquez. Luis Suárez y Raphael Dwamena arribaron a la capital aragonesa, dando más fuerza, potencia, calidad y competitividad al ataque de Víctor Fernández. El colombiano ya suma dos goles en tres jornadas, mientras que el ghanés ha comenzado la Liga dejando alguna duda. Cierra el ataque Miguel Linares y el mencionado Jorge Pombo, cuya participación en el equipo es, a 2 de septiembre, una incógnita. 

De esta forma, cuando hace solo unos años lo habitual era apurar al último segundo, como ha hecho buena parte de la categoría, para incorporar pilares básicos en el equipo, la dirección deportiva logró configurar un bloque importante desde el primer día de la pretemporada, además de ingresar ocho millones de euros desprendiéndose de solo un jugador importante. Ocho millones de euros en caja del 15º clasificado la temporada pasada, manteniendo a puntales en Segunda División como Cristian Álvarez o James Igbekeme. 

Quedan cosas pendientes, obvio, como redondear la plantilla con alguna de las peticiones de Víctor Fernández –queda abierto el mercado del paro-, o dar salida a Pombo, pero el Real Zaragoza cuenta con un equipo de 24 jugadores que llevan dos meses trabajando juntos y que están plenamente capacitados para pelear por el regreso a Primera División.

Con la tecnología de Blogger.